El nuevo Lexus LC 500 y su equivalente híbrido fueron presentados en el Salón Internacional del Automóvil de Nueva York (NYIAS, por sus siglas en inglés) provocando múltiples sensaciones. Este nuevo coupé de lujo LC, marca el inicio de los poderosos autos híbridos que se pensaba que eran los lentos. Muchas marcas han integrado esta tecnología en los autos deportivos para alcanzar el performance que todo conductor anhela.

Antes de entrar en la potencia de este vehículo, hay que destacar sus interiores. Si han visto autos prototipos con rasgos del futuro, pues este ya los incorpora y en el 2018 veremos en la calle autos al estilo ciencia ficción como este coupé. El híbrido LC 500, a su vez, ofrece un rendimiento excitante y una mayor eficiencia, demostrando que en los próximos años veremos autos con mayor propulsión híbrida para los deportivos. Este auto cuenta con el sistema “M” para hacer los cambios manuales y sentir cómo se complementan ambos motores de manera manual, al gusto del conductor.

Este auto cuenta con 467 caballos de fuerza, 5.0 litros V8, mientras el híbrido tiene 454 caballos de fuerza. Son características muy intimidantes y de muchas ganas para conducir. Hay unos rasgos en común que tiene este modelo con el Toyota Prius y es que los faroles de la parte posterior tiene la forma de “L” de Lexus que pinta de manera sutil el estilo del primer híbrido del Prius.

El híbrido cuenta con Multi-Stage Hybrid System que es el sistema de múltiples etapas que brinda una experiencia de manejo más deportiva. Esto se logra alineando la velocidad del motor con las entradas del acelerador, lo que permite alcanzar el mejor balance posible entre el poder y el consumo de combustible.

Este nuevo sistema reúne los elementos de un propulsor híbrido tradicional completo (un conjunto que incluye una batería de iones de litio), con un motor de gasolina V6 de 3.5 litros, todo acoplado a una transmisión automática.