Chanel /Daft Punk (Semana de la Moda de París)

Reinventar la icónica chaqueta tweed desde hace más de 80 años no es fácil. Pero Karl Lagerfeld siempre se las arregla para hacerla vigente con el Zeitgeist. Esta vez, a través de cascos, gafas y accesorios futuristas, logra darle nuevos aires a la simbólica pieza, con tejidos y una gama de colores variada, pero acorde. Bolsos con LEDs, gorras de lado, reinterpretan esa visión millennial que el Kaiser quiere darle a la marca.

Jacquemus y su reinterpretación provenzal (Semana de la Moda de París)

En 32 looks, Simon Jacquemus reinterpreta a los Santones de Provenza (icónicas figuras del ambiente bucólico francés) para convertirlas en siluetas modernas, atemporales y oversized. Dramatismo cercano al de Balenciaga y prendas sobrepuestas muestran que el colorido y el dramatismo de la época pueden dejarse aparte para evocar la imaginación.

Dolce & Gabbana y su cuento italiano (Semana de la moda de Milán)

Desde el universo de la añoranza y exuberancia siciliana, hasta los cuadros de fantasía barroca y bizantina, Domenico Dolce y Stefano Gabbana han configurado una imaginería italiana que ha deleitado a la moda por oponerse a la sobriedad con elegancia. Con bordados, piezas básicas pero enriquecidas, con símbolos como la pizza, las flores y los corazones, la firma consigue piezas ensoñadoras, poderosas y evocadoras.

Gucci y los delirios de los setentas (Semana de la moda de Milán)

Bordados, lentejuelas, fastuosidad, colorido.  Alessandro  Michele sigue reinventando los setentas y su decadencia de manera cool y desenfadada. Furs amarillos, denim con tonos ácidos. Turbantes, capotas con bordados. Cuero pintado y básicos de colores audaces. “Nunca quise usar algo triste”, afirmó Michele para Vogue. Y así alegra a los amantes de la belleza.

Eclecticismo elegante por Marc Jacobs (Semana de la Moda de NY)

Más allá de las insensatas acusaciones hechas por los dreadlocks de las modelos  (como si en el arte y la moda jamás hubiese existido la reinterpretación de otras culturas), el eclecticismo funky de la nueva propuesta de este diseñador rupturista se depuró. Trataba de tomar múltiples referencias, como el cyberpunk o los club kids  para construir nuestra idea de modernidad a través de la referencia principal, los años 70.