El Internet de las cosas puede tener más riesgos que ventajas. Un reciente ataque demuestra que los aparatos inteligentes como impresoras o refrigeradores pueden ser dispositivos vulnerables para ataques cibernéticos.