Para nadie es un secreto la importancia de mantener una alimentación balanceada. Más allá de la imagen y de sus ventajas para mantener la forma, incluir las dosis recomendadas de cada grupo alimenticio es esencial para la salud, y eso sí es verdad que todos lo necesitamos.  

En este sentido los micronutrientes, mejor conocidos como vitaminas y minerales, juegan un papel importantísimo que no debemos subestimar, ya aunque solo se necesitan en pequeñas cantidades, son indispensables para que el cuerpo se mantenga sano. Su rol principal es como cofactores de reacciones enzimáticas, necesarias para que las células del organismo funcionen adecuadamente.

Su trabajo en tu organismo

“Cada grupo de vitaminas tiene funciones particulares en el organismo. Las del complejo B, por ejemplo, ayudan al proceso de obtener energía de la comida que consumes. Las vitaminas E, C y A refuerzan el sistema inmune y tienen efecto antioxidante”, nos explica la doctora y experta en nutrición, Elizabeth Olmo, quien aclara que todos los minerales y vitaminas son importantes.

“Muchos de ellos trabajan en conjunto, por lo que es errado suplementar un solo grupo. La vitamina C mejora la absorción del hierro, la D permite la fijación del calcio, la familia de las vitaminas B, metabolizan la energía...” aclara.

Tu cuerpo recibe micronutrientes cuando consumes frutas, vegetales, verduras, pescados, leche, queso, entre otros alimentos de la dieta básica. Olmo explica que con lo rípido que llevamos la vida hoy que tenemos en la actualidad, muchas personas descuidan su alimentación.

Si eres de los que al salir cada mañana, agarras un pancito con mantequilla y te lo comes en el carro con el café, o te saltas el desayuno y almuerzas un sándwich para que te sostenga hasta la cena, y no comes nada más hasta llegar a casa, presta atención. El alimentarte solo a base de carbohidratos y azucares puede terminar haciéndote mucho daño.

“Si no sacas tiempo para comer adecuadamente y te saltas los vegetales y frutas, por ejemplo, puedes sufrir de un fenómeno llamado hambre oculta, por deficiencia de vitaminas y minerales. Esto puede manifestarte de diversas maneras, como cansancio, alteraciones del sueño, parto prematuro en embarazadas, y en los niños, bajo peso y rendimiento escolar deficiente”, manifiesta Olmo.

Por eso es buena idea que en caso de que no estés comiendo bien por alguna razón, si estas a dieta, te estas ejercitando o te encuentras en la tercera edad, tomes un buen suplemento vitamínico para asegurarte de darle a tu cuerpo los micronutrientes que necesita.  

Disfruta de sus beneficios

Algunos de los alimentos más ricos en micronutrientes son los huevos, los pescados grasos como el salmón y la sardina; los mariscos y moluscos, el hígado, las verduras de hoja grande como el repollo, kale, espinacas y lechuga; en la zanahoria, el tomate, en frutas como las naranjas, moras, guineos, moras, uvas… afortunadamente, la lista es larga.   

Sobre la especialista

Elizabeth Olmo es médico, pediatra e intensivista pediátrico con 20 años de experiencia como director médico en distintas empresas farmacéuticas trasnacionales. Ha sido conferencista en congresos  médicos  y en la actualidad trabaja en la división de consumo de Pfizer, donde se ha dedicado a investigar sobre nutrición en el  Caribe, Centroamérica y en su natal Venezuela.