Stella McCartney convirtió la presentación de su colección Pre-Fall 2016 en una de las fiestas más cool de los últimos tiempos. El evento, que tuvo lugar en el local de la icónica tienda de discos Amoeba Music, en Hollywood, marcó la primera vez que la diseñadora británica lanza una propuesta de temporada en Los Ángeles.

La crema de la crema de la moda, el cine, la música y el entretenimiento de los Estados Unidos estuvo allí para presenciarlo, convirtiendo la fiesta/concierto/desfile de moda en uno definitivamente memorable.

Gwyneth Paltrow, Kathy Perry, Nicole Richie, Orlando Bloom, Kate Hudson, Beck, Quincy Jones y Demi Lovato son solo algunos de los famosos que estuvieron allí apoyando a la hija del ex Beatle, Sir Paul McCartney.

Los asistentes degustaron pizza vegetariana y quesadillas, mientras bailaban al ritmo de los éxitos del recién fallecido David Bowie, uno de los ídolos de la diseñadora.

Entre las sorpresas de la noche destacan las presentaciones artísticas de Pink y Marilyn Manson junto a Johnny Depp, quien le acompañó con su guitarra.

Bellas modelos, ataviadas en piezas de la nueva colección, se paseaban y posaban por la famosa tienda de discos. En los looks pre-fall de Stella McCartney para este año destacan los estampados animales, las figuras de gatos y las siluetas femeninas y relajadas.

El estilo de vida libre y despreocupado de la ciudad de Los Ángeles fue la inspiración.

“Este un lugar donde paso mucho tiempo y tengo muchos amigos aquí. Mi firma se trata de sustentabilidad, mirar hacia adelante y tener más consciencia sobre el impacto que tenemos en nuestro planeta, así que siempre me he sentido como en casa aquí en LA”, dijo McCartney durante el evento.

La diseñadora, quien siempre ha dicho que su principal musa a la hora de crear es la mujer, explicó que le interesa que su ropa pueda ser usada, que sus propuestas sean realistas y hacerles la vida más fácil a sus consumidoras. Basándonos en los precios de sus piezas, estas deben ser riquísimas.