Desde el año pasado, existió una creciente oferta de cuentas supuestamente vitalicias para Netflix o Spotify Premium. Primero empezó en la "Deep Web" y luego se extendió a cada rincón de Internet, especialmente a las redes sociales como Facebook y sus ya conocidos grupos de compra-venta. 

¿Alguna vez han leído anuncios que aseguran vender cuentas de estos servicios a precios ridículamente bajos? Y no sólo eso, sino que muchos dicen que son vitalicias, es decir, de por vida. 

Si es demasiado bueno para ser verdad, entonces probablemente no lo sea.

No sólo dichas suscripciones no son de por vida como prometen, pues ese servicio no existe en Netflix ni Spotify -ambas compañías cobran mensualmente-, sino que pueden ser cuentas robadas o creadas con información de tarjetas clonadas.

Lo mejor es comprar sus cuentas directamente en las páginas oficiales.

Lo mejor es comprar sus cuentas directamente en las páginas oficiales.

Getty Images

Foto:

Cuentas creadas con información robada

Cada vez son más las tarjetas de crédito o débito clonadas o cuyos datos han sido robados. 

Es así que estas personas crean decenas de cuentas en ambas plataformas con la información de dichas tarjetas y luego las venden a precios simplemente imposibles, pues en muchas ocasiones es hasta 80% menor que el real. 

Aquí suceden dos cosas: en primera, el dinero con el que se paga esa cuenta es robado y en segunda, lo más seguro es que en cuestión de días esta sea cancelada pues la tarjeta ha sido reportada como robada y Netflix o Spotify ya no la reconocen. 

Así ustedes pierden su dinero, porque desde luego, no queda ni rastro de la persona que se las vendió. 

Cuentas robadas

Esto también se está convirtiendo en tendencia: con mails apócrifos u otros sistemas, estas personas logran obtener los datos de acceso a las cuentas de usuarios que pagan por el servicio. Estos datos los venden asegurándoles a los compradores que las cuentas serán suyas. 

Si el dueño de la cuenta se da cuenta, seguramente cambiará la contraseña inmediatamente y, una vez más, perderán su inversión. 

Lo mejor si quieren una cuenta en Netflix o Spotify, es pagar por ella o compartirla con sus amigos y familiares para que el precio sea más bajo o aprovechar las promociones que ambas plataformas suelen lanzar para usuarios nuevos. 

¡No pierdan su dinero!