¿Eres la madre perfecta?

¿No?... Nosotras tampoco

Las mujeres de hoy enfrentamos muchos retos, tanto en el área profesional como en la personal. Uno de los más grandes desafíos es sentirnos satisfechas con nuestro papel de madres.

Seamos sinceras: todas queremos ser MADRES PERFECTAS. Madres que dedican mucho tiempo de calidad a sus hijos, que van a todas las reuniones escolares, a todos los cumpleaños, a las citas medicas.

Madres que leen cuentos por las noches, que se levantan sin sueño y de buen humor todos los días, y que además cocinan riquísimo, y saben hacer diferentes tipos de pasteles para nuestros hijos y sus amigos… La lista es infinita. Pero la realidad es, que en algunas ocasiones habrán compromisos de trabajo  e incluso de salud, que van a impedir muchos de estos deseos.

Porque la madre perfecta no existe. Existen madres que dan lo mejor de sí día a día por sus hijos y sus familias; madres que constantemente se equivocan, que se agotan, que muchas veces no saben que hacer, y eso ESTÁ BIEN.

Lo importante es tener claro nuestras prioridades, y hacer con nuestros recursos lo mejor que podamos.

Darle amor, tiempo y cuidados a nuestros hijos y que ellos sepan que pueden contar con nosotros siempre.

También es necesario dejarse ayudar. ¿Pueden creer que me sentía mal si mi esposo era quien llevaba a nuestro hijo al pediatra? ¡Que locura! Como era esto posible, si es SU PADRE, la persona que aporto el 50 % en este proyecto. Pero ahí estaba la culpa, mortificándome y haciéndome sentir una mala madre por tener una reunión laboral a esa misma hora… aunque eso es ya todo un tema del que hablaremos luego.

Madre, déjate ayudar, no tienes que hacerlo todo tú, busca una red de apoyo: sea tu pareja, tu madre o tu suegra. Permite que ellos te ayuden en esta hermosa labor de la crianza. Disfruta cada momento, ríe y aprende de tus errores. Total, nuestros hijos no vienen con un manual y nadie sabe a ciencia cierta cuál es la formula perfecta.

Disfruta tu papel de madre y sé feliz.

Sobre Nosotras

Hace casi tres años que juntas iniciamos esta aventura. Como mujeres, esposas y madres, había muchas inquietudes a las que en ocasiones no encontrábamos respuesta. De ahí nace Nuestra Familia.

A través de la radio, de lunes a viernes llevamos información, apoyo y diversión a las tantas familias que nos escuchan. Ahora, en esta nueva etapa, estamos muy felices de poder llegar a ustedes a través de las paginas de METRO.

Semanalmente, compartiremos sobre nuestras experiencias y contaremos con expertos en diferentes áreas, para que sigamos aprendiendo juntos.

Anier y Esmeldy

Cine en Familia

Muchos padres se preguntan cuál es la edad ideal para llevar a los pequeños al cine.
Yo soy de las que  piensa que a los niños hay que llevarlos a todos los ambientes adecuados para ellos.
Aquí algunos tips, de lo que a mi me ha funcionado :

1- Elige una película apta para niños, Y acorde a la edad de tus hijos. De preferencia, relacionada con sus gustos.

2- No lo lleves ni a la primera ni a la ultima tanda. Al caer la tarde es ideal, porque han bajado las revoluciones. Estará mas dispuesto a estar sentado.

3- Yo sugiero llevarlos a partir de los 2 años, tomando en cuenta los puntos anteriores. Pienso que exponerlos paulatinamente desde pequeños hará que se familiaricen más rápido.

4- Ve acompañado, de preferencia con la mamá o papá de tu pequeño. Deben ir mentalizados a que es un proceso, que es un niño, y que de vez en cuando tendrán que salir de la sala, si esta muy inquieto. Háganlo por turnos, así no terminan agotados. No te sientas mal por eso. Hazlo con discreción y regresa cuando se sienta mejor.

5- Si a la primera no funciona, no te desanimes, ya pronto se acostumbrará a este ambiente , nuevo para el.

Ahora si, ¡A disfrutar!

Volvamos a lo básico, con cinco detalles que van a re conectar a la pareja.

1- Cuando estén conversando, tocar su pelo, mirar a los ojos y ¡sonreír!

2- Deja una nota o tu foto en algún lugar inesperado, pero que sepas verá. De seguro le sacarás una sonrisa.

3- Abrazar en público sin que lo espere... ¡solo porque si! ¡Los abrazos son poderozos!

4- Bailen en su habitación. Incluso si no hay música.

5- Un día, besa sus ojos con dulzura al despedirse por la mañana y deseale un buen día.