Ya llegaron las tan esperadas vacaciones de verano y nuestros niños están felices de disfrutar de tiempo libre y flexibilidad de horario. Sin embargo, los padres continuamos con nuestras agendas regulares, ya que las vacaciones solo son para los estudiantes. Muchos padres inscriben a sus niños en campamentos, pero hay otros  (como es mi caso) cuyos hijos estarán en casa. Si este es tu caso, es muy probable que al igual que yo estés pensando: ¿Qué voy a hacer con mis hijos durante las vacaciones de verano?

Yo soy amante de las listas, y en este caso no es la excepción. Escribí las cosas que me gustaría hacer con mis hijos durante el verano y cuáles experiencias deseo que tengan. Una de las cosas que incluí fue promover la creatividad, con masilla, pinturas, manualidades y actividades sencillas que ayuden a esos fines.

Si trabajas fuera del hogar, puedes dejar instrucciones a la persona que cuida de tu hijo para que le motive a jugar con los elementos que has comprado para estos fines. Dale una pequeña guía de cómo hacerlo y de seguro lo hará muy bien. Otra opción es definir una hora del día que estés en casa y lo haces tú misma con tu pequeño. Siéntate en el piso, ensúciate las manos, píntense las caras. Seguro será una experiencia muy linda y provechosa para tus hijos.

Para mí es importante que no estén encerrados todo el día, pero no puedo llevarlos de paseo a diario. Si vives en un  apartamento, a lo mejor puedan bajar al estacionamiento, si reúne las condiciones y  en compañía de un adulto. Si hay algún parque o lugar apropiado a donde puedan ir a correr, jugar o montar bicicleta diariamente, mucho mejor.

Aprovecha las vacaciones para que los niños pasen tiempo con sus abuelos, que puedan ser consentidos y crear esas memorias que durarán para toda la vida.

Si tu hijo ya sabe leer, motívalo a ponerse una meta de lectura durante las vacaciones. Que lea la cantidad de libros que estime conveniente. Acompáñalo a comprarlos y elijan juntos. Al final de cada libro, que te diga qué le pareció y comparta contigo su aprendizaje. Hazlo de manera divertida, como una actividad agradable, que no lo vea como una imposición; esto va a depender mucho de tu motivación. Si tu hijo aun no sabe leer, puedes ponerte una meta de leerle un libro cada cierto tiempo, de acuerdo con tu disponibilidad. Aprovecha este periodo para pasar tiempo de calidad con tu peque.

Si tu trabajo te lo permite, llévalo para que vea lo que haces. Que aprenda cómo te ganas la vida. De ser posible, involúcrale, dale asignaciones de acuerdo con su edad y que reciba una pequeña paga por ello. Esto no tiene que ser diariamente, con que vaya una o dos veces por semana está bien. Recuerda que está de vacaciones. Si es un jovencito, podrían evaluar que tenga un trabajo de verano. Convérsenlo en familia y tomen una decisión.

Otras  cosas que tengo en mis lista:

Enseñarles  a cocinar algunos platos, apropiados a su edad.

Armar rompecabezas.

Aprender a bailar un nuevo ritmo.

Enseñarle algunos de los juegos que yo disfrutaba en mi infancia.

Enseñarles algunos quehaceres del hogar, como limpiar los platos o despolvar.

Y tú, ¿qué cosas agregarías a la lista? Déjame saber a través de las redes sociales @NuestraFamiliaRD. Así intercambiamos ideas y ampliamos nuestra lista de actividades. NF

¿Conoces lo que ingieres?

En nuestro espacio radial siempre hacemos énfasis de que es importante conocer lo que comemos, de dónde viene, cómo beneficia nuestra salud, o qué tan perjudicial puede ser…  En fin, conocer lo que comes puede hacer que lo hagas de una manera más consciente, buscando tu salud y la de tu Familia.
Hoy  vamos a hablar de dos cereales muy comunes y además deliciosos:

El maíz:

¿Sabías que el maíz es uno de los cereales que más se cultivan en el mundo?

Y es porque tiene un sabor que invita a que niños y adultos lo hagan parte de su dieta, además, como es rico en vitamina B1 que es la  que se encarga de hacer que los alimentos se conviertan en energía, evita que estemos cansados o sin ánimo. Es ideal para los que quieren mantener su peso, por su alto contenido en fibras y proteínas. El maíz contiene minerales sumamente importantes para nuestra salud: hierro, fósforo, potasio y magnesio, este último ideal para los niños, pues ayuda al crecimiento de los huesos.

El arroz:

¡El protagonista de nuestra mesa! El deseado, amado y sabroso arroz.

Lo primero que debemos resaltar es que al ser un cereal tan versátil se deja acompañar por casi cualquier otro alimento: vegetales, carnes, granos y muchísimos más.

Sabemos que el arroz es una fuente segura de hidratos de carbono o carbohidratos, que nos aportan energía y es muy recomendado para deportistas de alto rendimiento. Pero ojo: si estás buscando bajar de peso, lo recomendable es bajar la cantidad  o utilizar arroz integral.

El arroz es bajo en sodio, por lo tanto, ayuda a controlar la presión arterial alta. También es rico en fósforo, contiene complejo B y fibras.

Así que la próxima vez que vayas a preparar uno de estos alimentos, recuerda todo lo que le aporta a la salud de toda la Familia.

¡CHICAS!, QUE NUNCA FALTE EL PROTECTOR SOLAR

Me tomó algunos años entender la importancia de usar protector solar diariamente. Yo era del grupo de mujeres que entendía que el protector era de uso exclusivo para los días de playa y piscina. Gracias a Dios, eso ya no es así, y en la actualidad lo uso diariamente .

Te comparto algunas de las razones por las que me animé a incluir el protector solar en mi rutina diaria:
Evita la aparición de cáncer en la piel.

Evita las arrugas y manchas.

Como los fabrican hoy día, suele hidratar la piel. Es importante usar uno adecuado a tu tipo de piel.

Evita las pecas.

Previene el envejecimiento  y  las líneas de expresión.

Evita que la piel se reseque.

¿Ves?  Seguramente que a partir de ahora te animarás a usarlo. Si es así, hay algunas cosas que debes tomar en cuenta:

Aplícalo 20 minutos antes de exponerte al sol.

Elige uno que tenga al menos un FPS (Factor de protección solar) de 50. Si eres alérgica, consulta a tu médico sobre cuál es más conveniente para tu piel. Aplícalo en todas las áreas expuestas al sol. Excepto el área de los ojos y la boca ¡Incluye las manos!

¿Sabías que al manejar, nuestras manos se exponen muchísimo a los rayos ultravioleta?

Aplícalo en las mañanas y retoca al mediodía.

En los labios, usa un bálsamo con FPS.

EL SECRETO DE EDUCAR NIÑOS FELICES Y SEGUROS

Si estás criando a un niño entre uno y tres años, este libro es para ti, escrito por la experta en el cuidado de los niños, Tracy Hogg,  de una manera sencilla y clara.

En sus líneas aprenderás a entender mejor a tu pequeño y a establecer una rutina que le permita anticipar lo que viene. Así como a poner límites y ayudar a tu hijo a auto controlarse. Una de las cosas que más me gustó de este libro es que habla de la importancia de sacar tiempo para uno mismo y para la pareja, con pautas que nos pueden servir mucho.

¡Súper recomendado!