Durante la temporada de playa, todas desean tener unas piernas tersas, suaves y perfectamente depiladas. Sin embargo, para que tu piel no se vea afectada tras una depilación es recomendable tomar algunas precauciones. Por ejemplo, es importante que la hidrates bien antes de exponerla al procedimiento.

En el caso de la depilación con cera, hay que tener cuidado con la temperatura. La de la piel es de 37ºC y la de la  cera no debe ser superior a los 42ºC.  La hora ideal para realizar el tratamiento depilatorio es 3:00 a 5:00 de la tarde, pues es el momento del día en que tu umbral de tolerancia al dolor está en su punto más alto.

Antes del procedimiento

–La piel debe estar bien limpia, seca y, preferiblemente, haber sido exfoliada por lo menos cuatro o cinco días antes, para eliminar las células muertas y obtener una piel mucho más suave y limpia. Te puedes exfoliar con alguna preparación casera, como por ejemplo, azúcar y miel.

–Es recomendable bañarte con agua caliente antes de depilarte, pues los vellos se sacan con más facilidad.

–Bajo ninguna circunstancia puedes usar loción, crema grasosa o aceite corporal antes de depilarte, porque vas a crear una capa en tu piel que evitará que la cera se adhiera bien o que la máquina se deslice con facilidad.

–Para realizar una buena depilación se debe tener en cuenta la óptima condición de la cera y su temperatura, como así también la dirección del vello y la textura de la piel.

–No es recomendable depilarse después de haberse expuesto al sol. Hazlo por lo menos 24 horas antes.
–Para la piel sensible, lo ideal es depilarse con cera de aloe vera, que tiene un bajo punto de fusión y permite una depilación más suave.

–Es recomendable depilarse con una frecuencia de cada 15 a 20 días, dependiendo del crecimiento del vello. Si lo haces regularmente, este se va debilitando y, con el paso del tiempo, disminuye en cantidad y grosor.

Después de depilarte

–Para prevenir vellos encarnados, es esencial adquirir el hábito de exfoliarse todos los días. Después de una depilación, las capas de piel muerta pueden acumularse y atrapar los pelitos.

–Aplica alcohol por toda la zona depilada, de igual forma puedes frotarte hielo. Esto cerrará los poros, reducirá la aparición de granitos y evitará la irritación.

–Evita el sol, así eliminarás la probabilidad de la aparición de manchas en la piel.

Para tomar en cuenta

–Cuando vayas a hacerte una depilación con cera, debes dejar de rasurarte dos o tres semanas antes. El rasurado suele hacer que los pelos crezcan de forma dispar, es por esto que mientras más tiempo pasa, mejor, así lo pelitos más cortos pueden ser eliminados de raíz.

–Si te vas a depilar el cavado o línea de bikini, asegúrate no estar en tu periodo o con SPM (síndrome pre-menstrual). Cuando más cerca estás de tu ciclo, tu cuerpo está más sensible y tu sistema inmune más debilitado.

–Cuando te depilas con cera, las capas más exteriores de la piel pueden salirse, lo que aumenta la sensibilidad al sol y las posibilidades de quemaduras o insolación. No te asustes ante el enrojecimiento de tu piel, es algo normal después de la depilación

–Es recomendable, un post-tratamiento, evitar el calor extremo. Depilarte puede aumentar la temperatura del cuerpo, por lo que es mejor bajarla con compresas frías y mantenerte alejada de duchas o vapor caliente.

–Una buena hidratación es esencial luego de la depilación para que la piel se recupere.

–Usa ropa de telas cómodas y suaves, como algodón, para que la piel pueda respirar mientras se recupera. También es una buena opción evitar usar tangas, para prevenir irritación adicional.

Depilación láser

Con este método se arranca el vello desde el folículo por debajo de la superficie de la piel. Puede realizarse en cualquier área del cuerpo sin efectos secundarios, aunque, igual, hay áreas más sensibles que otras, como la cara o el área peri anal. El vello puede tardar de 3 a 5 semanas en volver a aparecer.

Depilación con cera

Con esta depilación se arranca el vello desde el folículo por debajo de la superficie de la piel. Puede realizarse en cualquier área del cuerpo sin efectos secundarios, aunque hay áreas más sensibles que otras, como la cara o el área peri anal.