Muchas personas tienen la costumbre de compartir fotos de sus hijos en Facebook u otras redes sociales. Pero esto no es recomendable.