Dejar constancia por escrito de los alimentos que comían nuestros ancestros y de los que comemos en esta época que nos tocó vivir tiene un valor documental, histórico y cultural invaluable.

Aunque este mensaje se lee con facilidad, el proceso de elaboración de un producto editorial, cuya línea sea el rescate de la cocina genuina y autóctona, es arduo, pero muy satisfactorio. Así lo confirma Inés Páez, conocida como “Chef Tita”, quien recientemente presentó su libro Nueva cocina dominicana, con el apoyo de Crisol y Mercasid.

La autora definió este libro como una travesía entre cocinas, cosechas, manos de agricultores, pescadores y cocineros. “El proceso de creación duró dos años y participó un equipo multidisciplinario que ama la gastronomía y el país y que gracias a este trabajo hoy se ha convertido en una gran familia”.

Defensora de lo nuestro    

“Soy una defensora de lo nuestro, amante de mi país y de las exquisiteces que produce nuestra tierra. Por eso, un día decidí aportar mi talento y conocimientos para que la gastronomía dominicana brille a la altura de las mejores cocinas del mundo. A la fecha, han pasado cinco años en un viaje de investigación, cuya meta es dar a conocer nuestra cocina”, añadió.

La chef Tita destacó que en este proyecto se involucraron productores, agricultores, cocineros, estudiantes, chefs y restaurantes locales. “Asistimos a conferencias, eventos y charlas internacionales, pero también salimos en busca de explicaciones y encontramos pinceladas de sabores que fueron marcando este bello recorrido junto a Crisol para la creación de esta publicación”.

Sabor a nuestra tierra

La gastronomía es un motivo que une a los integrantes de una familia alrededor de la mesa. Sin embargo, este arte nace con la siembra de los productos y de los agricultores que cosechan la tierra. “En honor a esa autenticidad, me tracé la meta de llevar fuera de nuestras fronteras el delicioso sabor de nuestra gastronomía que contagia a todo el mundo”.

La autora indicó que La nueva cocina dominicana está inspirado en los productos locales y las manos que día a día los siembran y los hacen nacer. “Ha llegado el momento de que nuestros agricultores salgan del anonimato y se conviertan en los protagonistas de nuestras cocinas “.

Para la realización de los platos que aparecen en esta obra, la chef Tita utilizó los ingredientes más emblemáticos del país por zonas de producción y rescató recetas ancestrales, las que reinventó para adaptarlas a este tiempo. “Abrazo con orgullo nuestra identidad porque en ella encuentro la inspiración para trabajar de una manera sostenible apoyando la producción local. Hacer evolucionar nuestra propuesta gastronómica y mejorar junto a Crisol la alimentación del pueblo dominicano forma parte de los objetivos de esta publicación”.

En tal sentido, aseguró que cada producto fue llevado a su mundo de creatividad  y que cada receta fue creada adentrándose al sabor de lo nuestro, pero además fue aprobada por un equipo amante de la buena cocina.

Páginas con exquisitas recetas

“La nueva cocina dominicana consta de 100 recetas clasificadas en abrebocas, entradas, platos fuertes y postres, y bebidas, convertidas en recetas deliciosas, fáciles y auténticas de una cocina de autor elaborada con la finalidad de proyectar la gastronomía más allá de nuestra frontera”, dijo la chef Tita, quien desde hace 12 años se dedica a investigar al nivel nacional e internacional, los orígenes, historia, influencias, productos y costumbres culinarias presentes en nuestras comidas.

“En sus páginas demostramos que la cocina dominicana es de todos. Es mi legado a las futuras generaciones de chefs de esta isla y al pueblo dominicano, inculcando el amor por nuestras  costumbres y herencia gastronómica”, agregó.

Por lo antes comentado, la Chef Tita valoró que con esta obra cargada de sabor y de sueños quedó demostrado que la cocina va más allá de lo que nos llevamos a la boca. Como un aporte a la protección y educación ambiental, en sus páginas está documentado el tiempo de veda de las especies marinas que se pescan en nuestras costas y las rutas de productos dominicanos más importantes.

Honrar honra  

“Yo solo puse el sazón, pero Mercasid con su producto Crisol puso todo su empeño en crear una obra culinaria que aportará a las cocinas actuales que buscan traer lo más rico de nuestro pasado en bocados de modernidad y sabores”, afirmó “la embajadora de la nueva cocina dominicana ante el mundo”.

También agradeció a la nueva generación de cocineros y a los más veteranos por escucharla. Algunas personas que la apoyaron en esta travesía son José Miguel Bonetti, Ligia Bonetti, Marianne Ecklark y Joan Patricia Landolfi, del equipo de Mercasid.

Por igual, expresó su agradecimiento al chef español –siete Estrellas Michelin–, Martín Berasategui, quien prologó la obra; también a Xaby Gutiérrez, Hugo Tolentino Dip, José Llano; a sus amigos y colegas Emil Vega, Bruno Tosso, Ariel Peñalba, Catherine Lemoine, Chanell Molina, Saverio Stassi.

También a Cristian Martínez, director del Museo del Hombre Dominicano, y Thimo Pimentel; Pilar Constanzo, Nabia Salcedo, Rubén Torres, de la Fundación Reff Check, por sus aportes. A Eunice Pereira por el diseño y a David Pou por las fotografías que ilustran la obra.