Todos conocemos a alguien que parece acertar cada vez que nos hace un regalo. Sin importar la ocasión, parece leerte la mente y comprarte algo que verdaderamente te encanta. Asimismo, y lamentablemente, todos tenemos ese allegado que no “la pega” ni aunque le des todas las pistas, y si esa persona es tu pareja, el desafortunado momento de recibirlo toma aún mayores dimensiones.

 Sin embargo, no lo tomes personal. Comprar el regalo ideal para cada ocasión y para cada persona no es tan sencillo, de hecho, es un arte.  Pero estás de suerte. Dale a leer los siguientes tips y verás cómo nosotros te ayudamos a dominarlo justo a tiempo para San Valentín.

- Relájate. Sí, entendemos que es importante para ti agradar a esa persona especial en una fecha como esta. Y que la sola idea de hacerle el regalo equivocado es estresante. Sin embargo, mortificarse y pensar demasiado en el tema no ayudará a aclarar tu mente, sino todo lo contrario. Tómalo con calma, ese es el estado perfecto para tomar decisiones.  

- Toma en cuenta su personalidad y sus gustos. Haz una lista concienzuda de los intereses y gustos de tu pareja, y luego, anota posibles regalos relacionados con cada cosa que hayas anotado. Eso funcionará como una lluvia de ideas/fuente de inspiración, que es el mejor punto de partida.

Posiblemente baste con combinar las características de dos o tres de los intereses de la lista para pensar en el regalo perfecto. Por ejemplo: le gusta el mar, tiene espíritu de aventura y le gusta probar cosas nuevas, un certificado para clases de snorkeling puede ser una buena idea.     

- Nunca le preguntes qué quiere. ¡Nunca! Resiste la tentación de pedir pistas y mucho menos preguntarle directamente lo que quisiera recibir (sería lo mismo que darle el dinero en efectivo, y eso no es romántico). Haz el esfuerzo de pensar en un buen obsequio sin su ayuda y hazlo una sorpresa. Saber que te esforzaste y dedicaste tiempo para escoger por ti mismo el mejor regalo lo hará aún más especial.  
- No importan lo que digan, la envoltura sí importa
. Presta atención a la presentación. Nada de envolverlo corriendo o para salir del paso. Si te parece que en donde lo compraste no se saldrán de lo tradicional, lleva el regalo a envolver a un lugar especializado y explícales que quieres algo especial. Después de haber puesto tus energías en elegir el presente ideal no querrás arruinarlo con la típica envoltura en caja blanca y moño rojo.

- Que sea útil. Trata de escoger algo a lo que tu media naranja pueda sacarle partido. Antes de tomar la decisión final, piensa bien en qué ocasiones podría utilizarlo… si no se te ocurran muchas, quizá no sea la mejor elección.

- Pon un poco de ti en el regalo. Si bien es cierto que lo que le compres debe estar inspirado en la personalidad y gustos particulares de quien lo recibirá, es un lindo detalle que también tenga algo de ti. Si escribir se te da bien, acompáñalo con una nota escrita a mano; si las manualidades son lo tuyo, encárgate de crear una envoltura artesanal; si eres foodie, complementa el presente con una experiencia gastronómica.