Una mujer de 32 años perdió sus órganos reproductores luego de que la tinta de sus tatuajes les hiciera creer a los médicos que su cáncer de cuello uterino se había extendido.

La mujer fue sometida a un estudio especializado para la detección de cáncer en órganos -PET /CT-, que, por medio de un trazador radioactivo, logra que los tumores aparezcan como puntos brillantes.

Cuando dicho análisis se iluminó, los médicos asumieron que el cáncer se había propagado por medio de los ganglios linfáticos hacia el cuello del útero y Trompas de Falopio. Ante ello, retiraron sus órganos.

Posteriormente, al revisar cautelosamente las células de sus órganos -examen patológico- se percataron de que no era cáncer, sino depósitos de tinta de sus 14 tatuajes que tiene en muslos y piernas.

Todo tiene una explicación: "La tinta de los tatuajes en ocasiones se absorbe por las células del sistema linfático, esto la emigra hacia  los ganglios linfáticos" mencionó el cirujano Ramez Eskander a "Wowktv".

En la galería de fotos: 7 datos respecto a la detección de cáncer de cuello uterino.

Recuerden que para leer la información desde un smartphone o tablet, deben seleccionar “ampliar galería” y después “mostrar texto”.