Cada inicio de año indica un nuevo comienzo. Entonces es momento de pasar revisión a tus logros y desaciertos del2015, antes de hacer la lista de metas para el 2016 que apenas empieza. Al hacerlo, te darás cuenta de que varias cosas que te dispusiste a hacer, acabaste prolongándolas hasta que cayeron en “el saco del olvido”.

Finalizadas las actividades navideñas y de fin de año, en las que casi todo era celebración, ya tienes la oportunidad de empezar de cero y enfocarte en los cambios que necesitas hacer en tu vida. Sin importar qué tan bien creas que te está saliendo todo, siempre hay algo que puedes mejorar. Lo primordial es comprometerte con determinación, emprender las acciones correspondientes, fijarte plazos y elaborar un plan de para no seguir postergando tus metas año tras año. Así que empieza a tomar nota de las resoluciones que debes cumplir de una vez por todas este 2016.

1 No descuidarte contigo

Para poder lograr todo lo que te has propuesto, es imprescindible que tengas especial cuidado con todo lo referente a tu salud, ya que mantenerte en óptimas condiciones te ayudará a tener la energía que necesitas. Es bueno empezar por hacerte una evaluación médica para confirmar que todo está en orden o, de lo contrario, poder tomar las medidas de lugar a tiempo. Recuerda que más vale prevenir que lamentar.

¡Eres lo que comes! Aliméntate saludablemente, no abuses de los alimentos fritos, trata de hacer las carnes al vapor o la plancha. Si piensas perder peso, antes de iniciar un régimen alimenticio ten presente que “una dieta debe ser balanceada y dirigida por un especialista en nutrición; además, debe estar acompañada por ejercicios físicos y terapias psicológicas”, indica la nutrióloga Leonol Pérez Francisco. Los requerimientos dietéticos diarios que incluyen proteínas, lípidos (grasas) e hidratos de carbono (azúcares) no son los mismos para todas las personas, afirma la especialista.

Esfuérzate en hidratarte como corresponde, recuerda que debes tomar por lo menos ocho vasos de agua al día, si aún no lo estás haciendo. Lleva contigo un envase con agua, en el que puedas medir la cantidad que estás consumiendo. Tampoco olvides hacer ejercicios para mantener activo tu metabolismo y estar en forma. Si ya lo haces, dale una revisión a tus rutinas; de vez en cuando no está mal hacer un cambio. En caso de ir al gimnasio, consulta con tu instructor.

2 Pasa tiempo de calidad con tus seres queridos.

Si el trabajo o tus tareas cotidianas no te dejan espacio para compartir con tu familia y amigos, debes hacer una pausa y organizar menor tu agenda. Jugar y pasear con tus hijos, salir con los amigos, tener tiempo a solas con tu pareja y visitar a tus padres son algunas de las cosas que figurar en tus prioridades.

3 Haz proyectos en pareja.

La psicóloga y sexóloga Nancy Álvarez dice que cuando la comunicación entre la pareja es pobre, la relación fracasa. Planificar metas en conjunto con esa persona amada puede ayudar a mejorar la comunicación y ponerle chispa a tu relación. Pueden probar con ese viaje que no han podido hacer, elaborar un plan de ahorros ya sea para comprar o cambiar de carro o casa u otra cosa que sea de interés para ambos. Ponerse de acuerdo para lograr un mismo objetivo los ayudará estar más unidos y fortalecer su relación.

4 Mejora tus condiciones laborales.

¿Estás buscando empleo nuevo, quieres un ascenso en el trabajo o un aumento de sueldo? Miguelina Veras, presidenta de Macros Consulting afirma que la autoevaluación es primordial. Haz una lista de tus puntos fuertes y débiles. Una vez identificados, crea un plan de acción para que tus debilidades se conviertan en fortalezas. Que tu trabajo hable por ti. Tener un desempeño excelente te abrirá puertas en la empresa donde laboras. En caso de que el trabajo o la posición que aspiras requieran de conocimientos que no dominas, prepárate tomando un curso, taller, una especialidad, según requerimientos y posibilidades. Mientras mejor sea tu formación más oportunidad tendrás de crecer profesionalmente.

5 Toma el control de tus finanzas.

Elabora un presupuesto con tus ingresos. Has una lista de tus gastos fijos, como pagar el alquiler de tu casa, transporte, comida, préstamos y servicios (agua, luz, etc.), de modo que obtengas una cantidad lo más exacta posible; luego divide el resto de tus retribuciones entre los ahorros para el cumplimiento de tus objetivos e imprevistos; también dedica una parte para actividades recreativas sin excederte. Evita a toda costa incurrir en gastos innecesarios.

6 Alimenta tu espíritu.

El escritor y conferencista Julio Bevione afirma que al conectarte con tu espíritu se manifiesta el cambio en tu vida. Tan importante como cuidar de los asuntos físicos, es cuidar de las cosas espirituales; aunque no las veas, están presentes. Involúcrate en actividades que te ayuden a aumentar tu fe y acercarte más a Dios, como orar, leer la biblia, asistir a la iglesia. Esto te ayudará a mantener la paz interior que necesitas para enfocarte en tus propósitos.

7 Ayuda a otros.

Dedica parte de tu tiempo a hacer obras de filantropía. Participar en actividades como ayudar a las personas necesitadas, visitar a los enfermos o colaborar en eventos de beneficencia te ayudará a crecer como persona y sentirte útil. Siempre busca la manera de hacerle el bien a los demás, porque al final del día las buenas acciones generan resultados positivos en tu vida.