Si eres de los que consultan las redes sociales antes de visitar un nuevo restaurante o escoger el spot para los coctelitos del sábado por la noche, seguramente conoces a la perfección  Ruta Gourmet Do, nombre de referencia cuando de recomendaciones o comentarios gastronómicos se trata. Fundada por tres eternos foodies: William Vargas, Neika Núñez y Mariel Pou, todo comenzó en 2012 como una comunidad de amantes de la fotografía, la gastronomía y las redes sociales.

Hoy día, a través de su página web rutagourmet.do y sus cuentas en redes sociales, el proyecto se ha convertido en un verdadero medio de comunicación especializado y una fuente de consulta obligada a la hora de conocer las mejores y más innovadoras propuestas culinarias locales e internacionales.

Nosotros, sin duda, hemos aprendido mucho con las publicaciones, reseñas y recomendaciones culinarias de estos chicos. Pero y ellos, ¿qué han aprendido de este delicioso mundo en sus años food bloggers? Aquí nos lo cuentan todo.

1.  La comida une.

Luego de casi cuatro años, hemos comprobado que la comida nos une. Es un tema que, dejando de lado el boom de los últimos años, siempre está presente en nuestras vidas. Un tema que interesa, que genera buenas conversaciones y nos brinda la oportunidad de compartir y vivir agradables experiencias.

2.  Es mejor esperar un poco antes de visitar un nuevo restaurante.

Los comienzos son difíciles. Y esto es algo que debemos tener en cuenta al visitar un nuevo restaurante. En nuestro caso, siempre esperamos una o dos semanas después de la apertura, para dar tiempo a que el establecimiento esté “caminando” lo mejor posible. De hecho, si no es así y “nos va mal”, o no cumple con nuestras expectativas, le damos otra oportunidad.

En estos casos es importante ser lo más honestos y considerados posibles al momento de emitir una crítica o un comentario sobre el lugar.

3. ¡Preguntar, preguntar, preguntar!

La mayoría de los restaurantes tiene platos especiales fuera del menú o, incluso, están dispuestos a satisfacer los antojos de sus clientes. Además, los chefs siempre están probando nuevos platos y puedes llevarte la exclusiva.

Otra opción disponible en muchos locales son los menús de grupo o cerrados, una excelente alternativa para un cumpleaños, un almuerzo familiar o una juntadera entre amigos. Pregunta también por descuentos especiales al pagar con tarjeta. ¡Siempre es agradable que te sorprendan con una rebaja en tu cuenta.

4.    Los restaurantes no están tan abiertos a la crítica.

Muchas personas nos sugieren que incluyamos la crítica gastronómica como parte de los contenidos de @RutaGourmetdo y www.rutagourmet.do. Esto es algo a lo que siempre nos hemos negado, y por varias razones. Lo primero es que ser crítico gastronómico es una labor muy delicada. Para hacerlo correctamente hay que haber comido mucho, estudiado sobre el tema, conocer las técnicas de cocción... En fin, va más allá del “me gusta o no me gusta”.

Por otro lado, es un tema muy subjetivo. Nosotros pudiéramos estar viviendo una mala experiencia en un restaurante y los de la mesa de al lado la mejor cena de sus vidas. Pero lo más importante es que nos hemos dado cuenta de que ni los comensales ni los propietarios están preparados para recibir una opinión contraria o desfavorecedora de sus proyectos.  

5. Es cierto que una foto dice más que mil palabras.

Tenemos muchas anécdotas de seguidores que van a un restaurante con el celular en la mano y exigiendo exactamente el plato que hemos publicado. También, cientos de fotos compartidas con nuestro hashtag #RutaGourmetDO que no le hacen justicia a una receta, o todo lo contrario. Para hacer buenas fotos de comida con dispositivos móviles es esencial la iluminación y tener buen ojo.

6.  A los seguidores les encantan las recetas.

No importa si se trata de un plato de restaurante, los seguidores siempre piden la receta. Esta fue una de las razones que nos llevaron, hace unos meses, a transformar nuestro blog y priorizar las recetas paso a paso, incluyendo videos. La gente quiere cocinar, tiene el interés, pero piensa que será más complicado de lo que realmente es.

7. Se puede comer fuera cuando estás a dieta.

Muchos dicen que es imposible, pero nosotros hemos comprobado que sí se puede.

Más allá de las ensaladas, una buena idea es optar por los platos más saludables del menú, cambiar los acompañantes o pedir las salsas y aderezos aparte para poder controlar la cantidad que consumas.