El levantamiento de pesas hace crecer el cerebro además del cuerpo. Al menos ese es el caso si estás sufriendo de demencia o deterioro cognitivo leve, que son los precursores de la enfermedad de Alzheimer.

Según las estadísticas, se espera que alrededor de 135 millones de personas estén sufriendo de demencia para el año 2050. Investigadores en la Universidad de Sydney, Australia, que recientemente completaron un estudio que confirma que el entrenamiento con pesas regularmente podría hacer de la gente más inteligente, piensan que su descubrimiento podría ayudar a construir una “población en envejecimiento más saludable”.

La investigación, publicada en la Revista de la Sociedad Americana de Geriatría, vio a personas de edades comprendidas entre 55 y 86 años realizando ejercicios y entrenamiento cerebral. Los resultados mostraron que las personas que estaban en el grupo de entrenamiento con pesas de alta intensidad mejoraron su función cognitiva, en comparación con el grupo que recibió las clases de ejercicio de baja intensidad.

“El grupo de alta intensidad también tuvo un incremento en una parte particular del cerebro conocida, como la circunvolución cingulada posterior, y el área que se sabe que está afectada  por la enfermedad de Alzheimer”, dijo el investigador principal, el doctor Yorgi Mavros.

Y agregó: “Nuestro estudio muestra que estas respuestas están mediadas por las ganancias de fuerza. Lo que esto sugiere es que mientras más fuerte te pongas gracias al entrenamiento con pesas, mejor será el beneficio para tu cerebro. Así que para maximizar la efectividad de tu programa de entrenamiento con pesas, es necesario hacerlo con una intensidad alta, alrededor del 80 % de tu máximo, y con frecuencia de al menos dos veces por semana”.

Sin embargo, todavía no está claro si los resultados del estudio se aplicarían a las personas que no tienen demencia.

Además, los investigadores no han encontrado exactamente cómo el levantamiento de pesas hace que la gente sea más inteligente. Pero esperan que más y más gente empiece a hacer entrenamiento de fuerza, porque cuando se hace correctamente y bajo supervisión, es a la vez seguro y eficaz para las personas de todas las edades.

“En el futuro nos gustaría descubrir el mecanismo que estimula el cambio cognitivo”, concluyó Mavros. “Creemos que lo que esté haciendo que tus músculos sean más grandes y fuertes también está teniendo un efecto directo sobre el cerebro. No sabemos de qué se trata aún, pero estamos tratando de averiguar esto. Hasta entonces, sólo recuerda que nunca es demasiado tarde para comenzar a hacer ejercicio”.