La especialista en Nutrición Julia Salinas Ducker señala que para empezar con el pie derecho el propósito de rebajar o comer de manera más saludable lo primero es organizar la alacena y el refrigerador.

“El primer paso es organizar el refrigerador y la alacena sacando los alimentos hipercalóricos, limpiando y acomodando estos espacios, pues en la manera en que todo esté visible y accesible podremos crear nuevos hábitos saludables de una manera más fácil”, señaló la doctora.

Un buen consejo para comenzar a organizar el refrigerador es tener las frutas y verduras frescas a mano. “Los pepinos o zanahorias picadas y a la mano ahorran tiempo y evitan que caigamos en tentaciones”, dice la especialista en nutrición.

Otra alternativa es dedicar un envase para el queso blanco, las salchichas de pavo y pechugas en un espacio determinado del refrigerador, pues esto permite saber dónde están  las proteínas.

Para quienes disponen de poco tiempo, una de las opciones es preparar comida según el gusto y congelarla por algunas semanas, de manera que no será necesario hacer porciones de manera constante. Es importante marcarla con la fecha, para que cada persona pueda estar segura del tiempo que la comida lleva almacenada. Esto también ayuda a ahorrar dinero, pues evita el desperdicio de comida.

“Ésta es una alternativa muy efectiva, pues sabes cuándo preparaste un alimento determinado y cuando llegas a casa, cansado de un día de trabajo, sólo debes tomar la porción que vas a comer sin invertir mucho tiempo y contribuyendo a una alimentación más sana”, asegura Salinas Ducker.

La especialista recomienda además cambiar las cajas de la alacena por recipientes herméticos para evitar la humedad y contaminación de los alimentos.

Otro de los consejos de la especialista es mantenerse siempre bien hidratado, pues el agua ayuda además a desintoxicarse.

Julia Salinas Ducker señala que se debe comer al menos cinco veces al día, y que no se deben dejar pasar más de cuatro horas sin ingerir alimentos, pues cuando está en ayuno el cuerpo entra en modo de ahorro de energía, con lo cual es más difícil bajar de peso. “El secreto es comer poco pero constante para no activar las reservas de grasa del cuerpo”.

La especialista llama a evitar las salsas y químicos en los condimentos, pues mientras más salsas y aderezos hay en los alimentos, se estimula el cerebro activando el deseo de comer, lo que evita la sensación del hambre. Una alternativa es consumir salsa casera y sustituir aderezos por yogur natural o aceite de oliva.

Ya sabes, organiza tu refrigerador y alacena, ordénalo como parte del régimen saludable que te propones llevar.