Si pensabas que por fin habíamos llegado al apogeo de la barba, te equivocas: algunos hombres están pagando miles para obtener una cara llena de pelos.

El cirujano de restauración del cabello, Dr. Jeffrey S. Epstein, quien tiene prácticas tanto en Nueva York ycomo en Miami, antiguamente realizaba no más de cinco trasplantes de barba al año; hoy lo hace, como promedio, tres veces a la semana.

El procedimiento consiste en extraer 1,000 folículos pilosos que de la parte posterior de la cabeza del paciente que se trasplantan en su rostro.

Es el momento de auge de la barba, de hecho, con Epstein explicándole a Metro por qué el vello facial ya no es sólo la búsqueda hirsuta del hipster.

¿Has visto un aumento en la demanda de trasplante de cabello facial en los últimos años?¡Oh, Dios mío, de manera espectacular! Especialmente en los últimos tres años.

Dr. Jeffrey S. Epstein, cirujano de restauración del cabello realmente se ha convertido en un procedimiento muy solicitado.

Hace diez años, probablemente hacía uno al mes. Hace cinco años, una vez por semana. Ahora, hago tres a la semana.

Creo que hay varias razones para ello: en primer lugar, las barbas están muy de moda en este momento: desde los hipsters de Brooklyn a los directores ejecutivos de Silicon Valley, todo el mundo quiere una barba.

Uno ve a actores como Ryan Gosling y George Clooney paseándose con barbas. La otra razón es que las personas están realmente conscientes del procedimiento ahora. Ellos ven en Internet y en las noticias lo que está disponible.

La tercera razón es que las técnicas son mejores: ya no tenemos que cortar el cuero cabelludo, ya que durante los últimos siete años hemos estado utilizando una técnica llamada extracción de unidades foliculares –se cosecha cada injerto, uno a la vez. La mayoría de los pacientes son capaces de afeitarse sin tener ninguna cicatriz visible.

¿Puedes describir qué tipo de paciente requiere del procedimiento?

Realmente varía. Son chicos de 24 años que simplemente están frustrados ya que no se parecen a sus padres.

He operado a un montón de judíos ortodoxos, gente en onda (hipsters), hombres en sus cincuenta años que siempre han querido tener una barba, banqueros, trabajadores de la construcción... Es un amplio espectro.

También he operado a pacientes transexuales de mujer a hombre. Es muy importante para todos ellos, está allí mismo, en la cara.

¿Por qué es tan caro?

El procedimiento promedio cuesta probablemente US$14,000. Es realmente una cuestión de oferta y demanda.

Si bajara mis honorarios, podría operar a tres veces más pacientes, pero no quiero hacer tantos, no puedo hacerlo. Desarrollé la técnica y la mejoré, pero sólo puedo hacer una cierta cantidad, así que eso explica mis honorarios.

Se tarda entre 8 y 10 horas para hacer todo el rostro, y por lo general tengo a cuatro o cinco personas que trabajan conmigo.

Depende de la cantidad de injertos que el paciente desee; algunas personas sólo necesitan un bigote, perilla o patillas, y eso sería tres a cuatro horas de cirugía.

¿Crees que esta tendencia a tener barba crea inseguridades en hombres a los que no le crece?

No creo que alguien se esté aprovechando de la gente que no pueda tener una barba.

Probablemente hay 20 millones de hombres en los Estados Unidos que desearían tener una barba, y tal vez cinco mil que hacen algo al respecto todos los años, probablemente menos. No es como si todo el mundo se estuviera haciendo la operación.

¡No es nada como el aumento de pechos en el sur de California o Miami!

¿Crees que el aumento de la demanda caerá cuando la barba pase de moda?

Siempre va a haber hombres que quieren tener barbas completas, sean populares o no. Yo no creo que la barba deje algún día de ser moda. Creo que este es el pico de la tendencia, pero siempre va a haber chicos que quieren sentirse más masculinos, y la barba puede ayudarles a sentirse así. manera.