Durante su campaña, el ahora presidente electo de Estados Unidos no tocó mucho el tema tecnológico. Sin embargo, cuando lo hizo, fue certero.