1- Conexión

La práctica del yoga te pone en contacto contigo mismo y mientras más conexión tengas contigo más conexión podrás tener con tu pareja. Mientras estés más atento a tus sentimientos y sensaciones, más vas a experimentar durante el tiempo que estés con tu pareja. La práctica del yoga te hace quererte a ti mismo, soltando cualquier inseguridad que puedas llegar a tener. Si no estás inseguro contigo mismo, más libre y con menos tensión estarás alrededor de tu pareja.

2- Concentración

Si notas que tu mente se va a otro lado mientras estás con tu persona especial, entonces necesitas ayuda para concentrarte. La práctica del yoga te ayuda a concentrarte, ya que se requiere atención completa para realizar cada postura, o mantenerla.

La práctica del yoga se trata de estar pendientes de nosotros mismos, notar cada movimiento, tomar conciencia de ese movimiento y dejarlo fluir. Es por esto que el yoga desarrolla la concentración y te enseña a mantenerte enfocado, cada vez por períodos más largos.

3- Energía

Sí, sabemos, porque lo hemos experimentado, que hay veces que no tenemos energía para hacerle el amor a nuestra pareja y punto. Pues la práctica del yoga puede ayudar a subir tus niveles de energía para que esto no ocurra tan a menudo.

Hay diferentes posturas como la del guerrero 2 o secuencias como la del saludo al sol que suben nuestros niveles de energía. Con la práctica constante podremos llegar a mantener y controlar estos niveles.

4- Flexibilidad

Ya sabemos que la práctica del yoga nos da más flexibilidad y también sabemos que al tener más flexibilidad, podemos experimentar diferentes posiciones sin estar incómodos.

5- ABS

Mientras más fuerte esté el abdomen, más energía tendrás. El abdomen esta dividido en cuatro músculos: el recto abdominal, los oblicuos (interno y externo) y el transverso abdominal.

Esta parte del cuerpo es nuestro centro, por lo que tener un abdomen fuerte quiere decir más balance, más fuerza y más resistencia.