Comenzamos sentados en nuestro mat con la espalda derecha y nuestros talones lo más cerca de nuestros glúteos. Con nuestras manos agarramos nuestras rodillas y las llevamos lo más cerca al pecho posible, levantando los pies del piso. Buscamos nuestro balance hasta encontrar el centro, el lugar donde nos sentamos cómodos y podamos llamar posición de descanso.

Mantenemos por 10 respiraciones y llevamos nuestras manos hacia nuestros pies. Buscamos nuestro balance. Una vez lo encontremos vamos subiendo, con las manos agarrando nuestros pies, contraemos el abdomen y nos mantenemos concentrados durante todo el movimiento.

Subimos hasta donde nuestro cuerpo nos permita y mantenemos la posición por 10 respiraciones.

Repetir hasta que las piernas estiren completamente. Si tienes que volver y apoyar para tomar balance, hazlo, pero intenta hacer el movimiento completo sin que tus pies toquen el piso.

Al acabar con la secuencia anterior, estiramos las piernas y llevamos nuestro pecho hacia nuestras rodillas. Aguantamos la posición, inhalando y exhalando, cuenta hasta 10.

Al terminar, con la mano izquierda toma el pie derecho y súbelo llevando la mano derecha hacia atrás y la mirada hacia el brazo derecho o atrás. Aguantamos la posición por 10 respiraciones y empezamos a buscar el balance levantando la pierna izquierda. Buscamos nuestro centro y mantenemos la posición por 10 respiraciones y repetimos hacia el otro lado.

Volvemos a la posición inicial, espalda derecha y piernas estiradas. Vamos a llevar el talón derecho lo más cerca posible a nuestros glúteos y nuestro pecho hacia nuestra rodilla izquierda. Con la mano derecha vamos a abrazar la pierna derecha y con la mano izquierda la vamos a encontrar por atrás, mantén la posición por 10 respiraciones y repite hacia el otro lado.

No te preocupes si no llegas aún, con tiempo y práctica vas a ir llegando!