Comenzamos en posición de plancha, manos directamente debajo de los hombros.

Manteniendo los brazos lo más pegados posible al cuerpo, bajamos a chaturanga; cambiamos el empeine y subimos a posición del perro, mirando hacia arriba.

Mantenemos la posición por unas 10 respiraciones, contraemos el abdomen y subimos a perro mirando hacia abajo. Mantenemos la posición por otras 10 respiraciones.

Al inhalar levantamos la pierna izquierda, exhalamos, y la llevamos hacia el codo opuesto; inhalamos, subimos la pierna, exhalamos, rodilla al codo opuesto. Repetimos 10 veces.

En la última exhalación, mantengo la rodilla los más pegada al codo posible. Mantenemos por 10 respiraciones y dejamos caer al suelo la pierna izquierda de la misma forma, estirando la derecha lo más que podamos hacia atrás.

Llevamos el pecho hacia el suelo y respiramos. Mantengo la posición por 10 respiraciones y con las manos nos ayudamos a incorporar, es decir, poner la espalda lo más derecha que podamos.

Mantenemos la posición con la espalda derecha por 10 respiraciones. Al inhalar, colocamos la mano derecha sobre la rodilla izquierda y con la mano izquierda intentamos agarrar el pie.

No se frustren si no llegan, toma mucha práctica adquirir la flexibilidad que necesitamos para crear la fuerza que nos falta. Mantenemos la posición por 10 respiraciones y repetimos todo el proceso hacia el otro lado.