1- Parándonos derechos con los brazos al lado del cuerpo, separamos las piernas al nivel de las caderas.

Una vez que encontremos nuestro centro, lentamente flexionaremos nuestros brazos hasta llegar a un ángulo de 90 grados. Toma aire y ve soltándolo a medida que llevas los antebrazos hacia atrás sin perder el ángulo de 90 grados. Inhala y vuelve al centro. Repite el proceso por tres series de 20 repeticiones. Siempre ten pendiente la respiración.

2- Parados con los brazos a los lados, inhalamos y subimos los brazos hacia los lados hasta el nivel de los hombros.

Manteniendo esa posición, realizamos pequeños círculos, siempre con los brazos extendidos. Haz 20 círculos en una dirección y 20 en la opuesta.

3- Manteniendo los brazos extendidos al nivel de los hombros, llevamos los antebrazos hacia nosotros hasta formar un ángulo de 90 grados.

Manteniendo el brazo a la altura del hombro, exhalamos y llevamos las manos hacia adelante, inhalamos y subimos, siempre manteniendo los brazos a la altura de los hombros. Realizamos 20 repeticiones teniendo en cuenta en cada movimiento la repiración.