Casi siempre, al final de la semana, podemos sentir cómo nuestro cuerpo se cansa cada vez más, cada paso es más difícil de dar y levantarse un viernes es una tarea casi imposible. Sin embargo, siempre encontramos las fuerzas para levantarnos. ¡Eso es lo importante! Pero la idea es estar saludable, poder levantarse sin problemas, sin cansancio o estrés. Poder levantarnos con fuerzas todos los días y dar lo mejor de nosotros en cada paso que damos.

Aquí les comparto unos ejercicios que me gusta hacer cuando me siento cansada:

• Headstand:

Con esta postura, al estar de cabeza, toda la sangre fluye por el cuerpo, haciendo que la creatividad se active y la energía se renueve.

• Perro Invertido:

Al encontrar la comodidad en esta postura, uno puede sentir cómo toda la parte posterior del cuerpo se estira y trabaja. Al mantenerla por un tiempo largo, podemos sentir cómo la energía fluye por todo el cuerpo fortaleciéndolo con cada inhalación.

• Pose del niño:

Dejar caer los hombros sobre las rodillas, apoyando la frente en el piso y los glúteos sobre los talones. Es una forma de darle a nuestro cuerpo la energía que necesitaba para continuar.

• Postura del muerto:

Aunque no se vea difícil, lo más complejo es dejar que nuestra mente se calme y nuestro cuerpo se relaje. Cuando finalmente lo logramos, podemos llegar a sentir los efectos de esta postura y alinear nuestras energías para sentir la renovación al final de la práctica.