Estas son sus funciones:

Manteniendo la parte superior fija y las piernas móviles nos ayuda a la flexión de caderas con aducción (hacia adentro) y rotación externa (hacia afuera).

Con las piernas fijas y la parte superior móvil: puede actuar sobre la pelvis o el tronco.

Sobre la parte superior: produce flexión del tronco a partir de la zona lumbar.

Es decir, este es el músculo que nos ayuda a movilizar y conectar la parte superior del cuerpo con la parte inferior.

A continuación les comparto algunos ejercicios para alargar y fortalecer este músculo:

1- Pose del Bote

Para el fortalecimiento del Psoas

Comenzando sentados, llevamos los talones lo más cerca a los glúteos que podamos. Las manos las colocamos sobre las rodillas y nos ayudamos a llevar las rodillas al pecho, dejando la planta de los pies en el aire.

Podemos dejar las manos sobre las rodillas hasta encontrar el balance que necesitamos para mantener la posición. Una vez encuentres el balance, sube los talones hasta que las pantorrillas estén paralelas al piso. Mantén la posición por cinco respiraciones y relaja. Vuelve a hacerlo unas cinco veces.

2- Guerrero I

Para alargar el Psoas

Comenzando en posición parada, pies juntos, piernas derechas, pelvis adelante, abdomen contraído, hombros hacia atrás, pecho abierto, manos a los lados. En control, lleva la pierna derecha hacia atrás. Alinea la rodilla izquierda con el tobillo izquierdo y el talón del pie derecho con el talón del pie izquierdo en una línea imaginaria.

En la inhalación eleva los brazos y al exhalar baja las caderas, toma conciencia del estiramiento y mantén por cinco respiraciones. Repite el proceso hacia el otro lado.