Cada día trae una situación inesperada, una situación que crea estrés en nosotros, ya sea por factores internos o externos. El esperar en el tráfico o hacer la cola en el banco, personas irrespetuosas, entre otros, estos son factores externos; lo que pasa a nuestro alrededor, lo que no podemos cambiar. En cambio cuando hablamos de pensamientos negativos, como imaginarse situaciones, estos son factores internos, lo que pasa dentro de nosotros, lo que sí podemos cambiar o evitar.

Cuando aprendamos a controlar nuestra mente y a dejar que la situación fluya, estaremos libres de estrés, pero más aún estaremos en control de nosotros mismos.

La mejor forma de combatir el estrés es la meditación. La meditación es la contemplación profunda, la concentración intensa en algo que deseamos, no importa cual sea la razón por la que meditemos; lo que debe persistir es la intención por llegar a su verdadera naturaleza.

Una manera de meditar solo es,  primero que todo, ver por cuánto tiempo lo vamos a hacer. A mi me gusta el uso de alarmas para avisarme cuando el tiempo se cumplió. Una vez que fijamos el tiempo por el que vamos a meditar, nos sentamos cruzando las piernas en una posición cómoda, colocando las manos sobre las rodillas o muslos, los hombros hacia atrás abriendo el pecho y estirando la columna.

Dirige la mirada hacia adelante, cierra los ojos y lleva tu atención a la respiración. Siempre inhalando y exhalando por la nariz. Siente que a medida que vas exhalando tu cuerpo se vuelve más y más pesado.

De forma regresiva puedes ir contando tus respiraciones. Por cada exhalación vas a ir contando y a medida que el conteo vaya bajando siente como tu cuerpo va aflojando toda tensión que va quedando.

De forma regresiva comienza tu conteo en 10. Cuando hayas terminado, mantén tu atención en la respiración solo en la respiración hasta que escuches la alarma. Puedes comenzar realizando 10 minutos por día y de forma gradual ir incrementando el tiempo. Esto nos ayudará a calmar nuestros pensamientos y nos dará mayor control sobre nosotros mismos.