Se liberan endorfinas

Las endorfinas son neurotransmisores producidos en el sistema nervioso. Estas son activadas por los músculos de la cara y al ser liberadas sentimos pura felicidad. Fingir una risa o una sonrisa también funciona para liberar endorfinas, ya que el cerebro no distingue entre lo real y lo falso, solo interpreta la posición de los músculos de la cara de la misma manera.

La importancia excesiva

A veces nos adentramos tanto en lo que hacemos que no podemos medir qué tan importante es. Le damos más importancia de la cuenta y esto nos produce estrés, angustia, dolor, depresión, falta de autoestima. Es por eso que la risa es el mejor remedio contra la importancia excesiva. Póngala en práctica y sienta la satisfacción que le causará hacerlo.

Ejercicio aeróbico

Cuando nos reímos, nuestros pulmones se expanden y los músculos se estiran y se relajan. Esto repone el oxígeno y libera tensiones en todo el cuerpo.

Expresiones atractivas

No cabe ninguna duda de que una sonrisa atrae más que una cara seria. La sonrisa te muestra más sociable, más abierto, positivo, entre otras cualidades favorables. Esto te hace más agradable hacia los demás, siendo una buena compañía; una que le aporte a los demás, que los contagie con la felicidad, la risa, el optimismo y las buenas vibras.

Aquí te dejo maneras sencillas en las que puedes incorporar más risas y sonrisas en tu vida:

Si vas a ver películas, mira películas que den risa. Evita las películas negativas, las que te ponen triste.
Si te vas a juntar con amigos,­ asegúrate que hacen aportes positivos en tu vida, que te hagan sonreír y te hagan sentir bien contigo mismo.

Agradece por las cosas que tenemos que nos ayudan a sonreír más, porque nos damos cuenta de lo que realmente vale la pena y lo que no.
Encuentra cosas que te hagan reír.

¡Contagia a los demás con tu risa y tu sonrisa!