El yoga es originario de la India y por serlo,  parte de la cultura y la forma de vida de ese país se mezclan con la práctica.

Los hindúes acostumbran a empezar todo lo que hacen durante su día por el lado derecho: está considerado más favorable. Si alguien llegara a dar la mano izquierda primero para saludar en vez de la derecha, sería un insulto.

Durante la práctica, tratamos de mantener ambos hemisferios equilibrados, por eso si comenzamos de un lado, se debe hacer del otro. También tratamos de mantener la constancia, es decir, si comenzamos con el derecho, durante toda la práctica el lado derecho siempre irá primero. Y de igual forma, si quieres comenzar con el lado izquierdo.

Cada lado es diferente.

El lado derecho del cuerpo está relacionado con el flujo solar, la parte racional, la lógica, con lo analítico.

El lado izquierdo está relacionado con los flujos lunares, con las emociones, el amor puro, el gozo profundo, compasión, creatividad.

Para mantener ambos lados equilibrados durante las posturas tratamos de:

Empezar siempre por el mismo lado.

Realizar ambos lados.

Flexionar hacia adelante y hacia atrás.

Primero queremos estimular, luego relajar.

Para las posturas de pie, tener en cuenta que el lado que trabajamos es el que tiene el peso.

En conclusión, comienza con el lado que sientas correcto y mantén tu cuerpo equilibrado en todo momento.