Las posturas de yoga traen firmeza, salud e iluminación a cada parte del cuerpo. Una postura bien realizada produce equilibrio mental y ayuda a fortalecer la concentración.

Estas poses no son solo ejercicios convencionales, son posturas. Para hacerlas se necesita un espacio limpio, una alfombra y decisión.

Todas las posturas tienes efectos diferentes, pero en general todas te ayudan a desarrollar la agilidad, el balance, la tonificación de los músculos y energía interna.

Los nombres de las posturas son muy importantes ya que ilustran el principio de la evolución. Algunos son nombrados por vegetación, otros por insectos, animales acuáticos, pájaros, anfibios, cuadrúpedos... También pueden ser llamados por héroes de leyenda, como puede ser Virabhadra o Hanuman, hijo del viento.

La verdadera Asana es la que fluye sin esfuerzo.
 
Kurmasana:

“Kurma” significa “tortuga”. Esta postura esta dedicada a Kurma la tortuga, la encarnación de Visnú, la que mantiene el universo. Esta postura se da en tres etapas. La etapa final representa la tortuga.