Cuando Iair Feierstein supo que iba a ser padre, se sintió cómo si un volcán hiciera una erupción. La emoción fue tanta, que de inmediato se comportó como el adulto de 27 años que es y puso en Twitter el siguiente mensaje: “mi esposa está embarazada. Dice que si este tuit llega a 10 mil RT, me deja ponerle Gokú de nombre al bebé”. Nunca pensó que no lo conseguiría y ahora tiene que pagar. 

El argentino, que vive en Buenos Aires, es fanático de Dragon Ball –la serie de dibujos animados que cuenta la historia de un extraterrestre que se convierte en el salvador de la Tierra– y como él hay muchos, por eso en un par de horas consiguió 13 mil retuits, tres mil más de lo que pedía para convencer a su esposa de nombrar a su bebé como el protagonista de esa fantástica aventura de animación japonesa. 

Pensé que este tuit podía funcionar bien, pero no me imaginé que tanto. Hay que tener un poco de cuidado”, aseguró en una entrevista que otorgó al "Diario Uno" de Argentina. El tema es que ahora quienes le pusieron retuits a su publicación ahora exigen que cumpla con su promesa. 

Primero tenemos que saber si es varón o mujer. Si es varón, habrá que sentarse a discutir”, aseguró. 

"Si no le pongo Gokú, me van a colgar”, filosofa el fanático de los dibujos animados, ahora que lo piensa mejor. El tema es que ahora sólo le queda esperar. Algunos ya están juntando las Esferas del Dragón para pedirle a Sheng Long que el niño sea varón.

En la galería de fotos les presentamos algunos datos interesantes de "Goku". Para leer la información desde un "smartphone" o "tablet", seleccionen “ampliar galería” y después “mostrar texto”.