El video, que pretende mostrar otra humillación viral de padres a hijos tan común en estos días, es tan falso como su origen en Internet