¿Cuál es la situación de lactancia materna en República Dominicana?

Las estadísticas recientes muestran una tendencia a la baja. El 76.6 % de las madres inician la lactancia en los primeros días postparto, un 9.6 % logra lactar de manera exclusiva hasta los 3 meses y un 6.7 % llega a los 6 meses, según la Encuesta Demográfica y de Salud (ENDESA) 2013.

La tasa de lactancia exclusiva en recién nacidos es del 4.7 %, según Enhogar MICS 2014. El 0.7 % de los bebés habrían recibido leche materna junto con otros alimentos hasta los nueve meses. La recomendación de la OMS es al menos hasta los 2 años. Estamos en el último lugar entre 21 países de América Latina y El Caribe en tasa promedio de lactancia.

¿Cuál es la importancia de la lactancia exclusiva durante los primeros seis meses de vida del bebé?

Un bebé que recibe solo leche materna durante sus primeros seis meses es un bebé por lo general feliz y sano, cuyo sistema no se ha expuesto a una cantidad de proteínas y patógenos extraños.

Un bebé que ha tenido deposiciones normales, ha sido alimentado según sus propias señales, que ha recibido un alimento que es único para él, que no se ha aumentado la incidencia de que sufra condiciones como diabetes, cáncer, condiciones gastrointestinales, cardiovasculares,  emocionales; ha sido expuesto a menos infecciones virales o bacteriales. S

u dentadura y paladar no ha sufrido desviaciones, su índice de coeficiente intelectual no ha sido disminuido. Es un bebé que casi no ha llorado, que se ha sentido querido y escuchado, Cuenta con una madre relajada que entiende lo que necesita con solo mirarlo. Es un niño que ha recibido el derecho que cada niño en el mundo debería tener.

¿Cuál es la mejor manera de garantizar una lactancia satisfactoria?

El principal enemigo de una lactancia satisfactoria es la falta de información y el uso indiscriminado del biberón y las fórmulas comerciales. Por esto animamos a las madres a asistir a los grupos de apoyo de la Liga de la Leche desde el embarazo y así se preparen para un buen comienzo.

Muchas veces esperan que las enfermeras las van a apoyar al dar a luz y, lamentablemente, en nuestro currículum universitario el tema es visto muy por encima. La madre tiene que empoderarse y tener la confianza y conocimiento de lo que es normal y conocer cuáles son sus derechos.

¿Por qué si se trata de un acto natural las madres necesitan ayuda para hacerlo?

Es natural, pero es un arte que se ha perdido; tenemos muchas intervenciones y una cultura de biberón muy arraigada, nuestras madres nos parieron en una época en que el mercadeo nos vendió la idea de que las fórmulas comerciales eran incluso mejores que la leche materna.

Hoy sabemos que fuimos víctimas de esos experimentos y de la comercialización  y tenemos una sociedad con muchos padecimientos de salud física y emocional. La ventaja es que hoy contamos con información sobre la diferencia entre la leche materna y las fórmulas y sabemos que la leche materna es única para el recién nacido e imposible de duplicar en un laboratorio.

Hay estudios que están mostrando que hasta el ADN se podría alterar implicando un efecto negativo no solo para el bebé sino también para sus generaciones futuras. Hemos inventado mucho con nuestros bebés. Por el contrario, si tuviésemos una cultura de amamantamiento, donde nuestras madres, tías y amigas dieran pecho, nuestro personal de salud estuviera educado en la materia y donde se cumpliera el código de comercialización de sucedáneos de la leche materna, nuestra realidad pudiera ser distinta.

¿Qué papel tiene el padre en este proceso?

El apoyo de la pareja y otros familiares cercanos es de suma importancia. En un país donde tenemos una tasa alta de cesáreas, en las que la madre está vulnerable, con dolor e incomodidad, una persona de soporte que ayude a colocar al bebé, que haga comentarios positivos por su esfuerzo, que le pase un vaso de agua, le de un masaje, esté presente, intervenga con los comentarios negativos o visitas no deseadas, que entienda y escuche a la madre.

Eso no tiene precio, y en especial si proviene de su pareja.

Una de las principales problemáticas que enfrentan las madres que desean amamantar exclusivamente a sus bebés, es el regreso al trabajo. ¿Algún consejo para balancear estas facetas?

Muchas madres empiezan a hacer un banco de leche mientras están de licencia de maternidad, llegando algunas a incluso obtener un congelador adicional por la gran cantidad de leche que almacenan.

Es importante considerar la situación de cada madre y hacer un plan individualizado tomando en cuenta la cantidad de horas en que está separada del bebé, edad del bebé cuando empiece la separación, personalidad de la madre, cantidad de leche que saca, tipo de extractor que usa, facilidades en el lugar de trabajo, etc. Organizarse con tiempo, pues esto le permitirá lograr sus metas.

¿Qué cambios se necesitan en las políticas y leyes laborales para hacer esto menos cuesta arriba para madres e hijos?

Una licencia de maternidad ampliada a 14 semanas, a pesar de que muchos empleadores aun no la han puesto en ejecución y toca que las madres discutan esto con el personal de recursos humanos.

Muchas veces ellas temen que las despidan y mejor se reservan el derecho que les da la ley. La ley también contempla que reciban tres descansos de mínimo 20 minutos cada uno para la extracción de la leche, así como un lugar privado e higiénico para la extracción.

Lo que nos falta camino por recorrer es en la implementación de la ley 8-95, en especial que debido a que la sanción es muy débil se presta a numerosas a violaciones. También se necesitan leyes para proteger a nuestros bebés, la licencia de paternidad y la licencia parental, esta última inexistente en nuestro país.

¿Cuál es su postura sobre el tema de la lactancia libre o en lugares públicos?

En nuestro país las madres pueden amamantar en público. Sin embargo, se asocia a un morbo o machismo, real o imaginario. Es un tabú que la mujer pueda mostrar un pedazo de piel cuando el hombre puede incluso quitar su camisa y mostrar sus pezones en público. ¿Acaso no los vemos corriendo en el Mirador o en la playa o por nuestras calles cada día? Los pechos son bien vistos si es para modelarlos de manera erótica o con connotación sexual, incluso en comerciales de TV o cine, pero cuando se usa para dar de comer, todavía pudiera haber miradas morbosas a las que las madres o parejas temen.

¿Cuál es el mejor momento para destetar?

Se da de manera gradual. Las madres que empiezan con pecho y biberón por lo general a los tres meses ya no tienen leche o el bebé rechaza el pecho.

Cuando se da solo pecho, se empieza el destete alrededor de los 6 meses, pero este puede extenderse por uno, dos o más años, siempre de manera gradual respetando las necesidades del niño y de la madre.