Podríamos estar hablando de Supermán, pero no es el caso. Como Clark Kent, que se convierte en otro hombre cuando tira su traje, Arthur Zanetti deja el semblante tranquilo y gana potencia extra cuando sube a los anillos, su herramienta para “volar” por los gimnasios en el mundo.