Antes de los combates en los courts, el número 1 del mundo tuvo que superar dos guerras en su juventud en Belgrado. Nacido en una Yugoslavia a punto de desintegrarse, durante 78 noches consecutivas, en 1999, su familia se ocultó en la noche en el sótano de la casa de su abuela. Durante el día, el tenis era su refugio.