La verdad "es que para cambiar un país, hay que cambiar uno mismo"