La verdad, verdad. No es propiedad de privada