La fabricación en serie hizo del automovil el medio de transporte preferido, pero el menos eficiente. La cantidad de problemas que crea supera  el beneficio que aporta.

En todo el mundo circulan aproximadamente unos mil doscientos millones de vehículos. El empuje del crecimiento del parque automotriz se debe a las economías emergentes y a China.

En nuestro país se desplazan por nuestras calles unos ochocientos mil automoviles. La concentración de vehículos en la zona del Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo produce un impacto ambiental indudable.

El uso generalizado de los autos provoca congestionamientos de tráfico que impactan el consumo energético y de emisión de gases contaminantes.

La emisión de gases y la consiguiente contaminación del aire dependen de la energía de tracción consumida. El automovil es el vehículo que más energía de tracción consume. El doble, y en ocasiones, cuatro veces la consumida por medios de transporte de uso colectivo.

El automovil también es el tipo de vehículo que más espacio ocupa en los asentamientos urbanos. El espacio para garantizar la circulación y el estacionamiento de los vehículos alcanza hasta el treinta por ciento de las ciudades.

Las consecuencias negativas de la proliferación del automovil tienen un impacto sobre la salud. Los autos son los principales responsables de los accidentes de tránsito.

La falta de políticas públicas oportunas y consistentes provocó que no se desarrollara un sistema de transporte colectivo confiable. El automóvil se impuso como el medio de transporte público y privado preferido.

La celebración del Día Mundial Sin Automóvil se celebra este 22 de septiembre. La idea es incentivar la reducción del uso del automóvil como transporte preferencial.

La conciencia medioambiental ha crecido en el país, pero esta fecha no concita el apoyo masivo de los ciudadanos. El hecho tiene dos explicaciones: la falta de transporte colectivo alterno confiable y la nula promoción de la fecha por parte de las autoridades. Este diario aspira a que en los años por venir esa indiferencia desaparezca.