El diálogo entre las autoridades y los gremios de la salud se mantiene paralizado como reacción a la propuesta del Gobierno. La mayor resistencia es la del Colegio Médico Dominicano. Los demás servidores de la salud aceptan los términos salariales y de pensiones propuestos.

La propuesta realizada por las autoridades supone el cumplimiento con la norma que plantea la jornada laboral única y la compensación salarial basada en la productividad individual. El CMD considera que estos términos desconocen derechos adquiridos por los trabajadores de la salud y se oponen a la obligación de laborar en un mismo centro de trabajo, ser retribuidos por productividad y dar cumplimiento a un horario.

La mala experiencia del pasado no debe dictar nunca los cambios que depara el futuro. La buena fe entre las partes nunca ha predominado en las negociaciones en el sector salud. El atrincheramiento en las posiciones de conveniencia particular impidió siempre una reingeniería del sector salud que garantizara a la población un servicio de primera calidad. La culpa es compartida entre los diferentes actores del sector.

En esta ocasión tanto el CMD como el Ministerio de Salud Pública han exhibido un genuino interés de diálogo que de ninguna manera puede interrumpirse por posiciones egoístas que nada tienen que ver con el objetivo colectivo de conseguir las imprescindibles mejoras del sector salud. La sociedad dominicana solo reconoce el diálogo como la única forma de lograr los cambios que se requieren. Así que el regreso al espacio de las conversaciones es la única opción razonable para los médicos.

La propuesta del Gobierno representa sin duda un paso de avance con relación al pasado. Las autoridades parecen decididas a dar cumplimiento a las normas. Los diferentes estudios identifican el incumplimiento de horarios como una de las principales variables de la baja calidad en la atención médica. Los médicos no pueden negarse a estar sujetos como cualquier otro servidor público al cumplimiento de un horario definido. El Gobierno, por su parte, tiene la obligación de compensar de manera justa el trabajo entregado por el profesional de la salud.

Nuestro medio interpreta a la sociedad y pide al CMD que en la Asamblea Nacional Extraordinaria que reunirá a los miembros del gremio para deliberar sobre futuras acciones y pide que la decisión sea la única constructiva: el regreso al diálogo.