Andrés Navarro, ministro de educación, informó que comenzó la auditoría del personal docente y administrativo.

La decisión es una respuesta al informe presentado por Acción Empresarial por la Educación (EDUCA). El capítulo sobre la calidad del gasto en personal señala el grave riesgo para la sostenibilidad del sistema que representa el aumento continuo de esta partida.

En los últimos tres años el gasto en personal muestra un crecimiento sostenido en valor absoluto. Preocupa el hecho de que el personal contratado se destine a tareas que no tienen relación con la calidad educativa.

El personal más abundante, después de los maestros, son los conserjes. La cantidad de personal de limpieza por cada aula supera los niveles establecidos como razonables.

El estudio determinó que unos seis mil empleados contratados para labores de limpieza o mantenimiento no se justifican. Esta carga de personal excesivo tiene un costo superior a los mil millones de pesos anuales.

El gasto en personal proyectado consumiría, de seguir el mismo ritmo de crecimiento, casi la totalidad de los recursos asignados. Lo que dejaría sin presupuestos a programas de alto impacto en la calidad educativa. La formación de profesores, por ejmplo.

Los excesos en las nóminas son una caraterística conocida de nuestro sistema clientelar. Las contrataciones justificadas por las obligaciones políticas vician la política de gastos de casi todas las dependencias públicas.

El abundante presupuesto con que cuenta el Ministerio de Educación puede convertirlo en el reducto ideal para el clientelismo político. La sociedad no debe permitirlo.
La lucha para lograr la asignación del cuatro por ciento fue larga y muy intensa. El esfuerzo debe mantenerse ahora para asegurar que cada peso asignado sirva al propósito de un proceso educativo de calidad.

La actitud de escucha activa del nuevo ministro resultará efectiva para mantener alineados a los actores del sistema y los objetivos. La aceptación de las críticas constructivas permiten una sana evolución institucional.

Esperamos una actuación oportuna y diligente para actuar sobre cualquier variable que afecte el sector más importante para el progreso.