Las agrupaciones representativas del sector empresarial y organizaciones de la sociedad civil presentaron una iniciativa para el fortalecimiento de la institucionalidad democrática.

El objetivo de dicha iniciativa es dar seguimiento a la conformación de la JCE, Cámara de Cuentas, TSE, las vacantes en la Suprema Corte de Justicia, la aprobación de la ley electoral y la normativa para regular los partidos políticos.

El anuncio llega en buen momento. El país necesita que todos los actores cumplan con su cuota de responsabilidad en las decisiones públicas. La dinámica democrática requiere de la interacción constante entre mandantes y mandatarios.

La negligente actitud que en los últimos años mantuvo la cúpula empresarial permitió unos excesos de los actores políticos que generaron un desequilibrio inconveniente para la sostenibilidad de nuestra democracia.

En su libro Audacia de la esperanza, Barack Obama, citó una frase de una conversación  con el juez Louis Brandeis. El cargo más importante en una democracia, dijo el juez, es el cargo de ciudadano.

Los grupos asociados en este propósito decidieron ejercer ese cargo de ciudadanos interesados en contribuir con la buena marcha de los asuntos públicos.

La respuesta de los actores políticos muestra una desconfianza mal disimulada con una falsa cortesía. Los dirigentes políticos nuestros no están habituados al maduro comportamiento democrático de trabajar junto con los ciudadanos.

La concepción de la política como un campo para especialistas aleja a los electores una que vez el proceso comicial termina. La política, aquí, es solo para los políticos.

En esa actitud de alejarse del control y la participación ciudadana está la razón de la existencia de muchos de los vicios que afectan la funcionalidad de nuestra instituciones.

Los actores políticos se deben a los ciudadanos. Las instituciones facultadas por la Constitución para tomar las decisiones no deben olvidar que lo hacen en nombre y representación del Pueblo Soberano. Los ciudadanos deben ser escuchados y obedecidos.