Las sociedades organizan la convivencia política a través de una serie de normas que regulan el comportamiento individual e institucional.

Este conjunto de normas incluye la regulación de los plazos de las actividades fundamentales para la conservación del orden social.

El régimen de convivencia que nuestro pueblo se ha dado a través de la Constitución política se define como un Estado Social y Democrático de Derecho.

El mismo está fundado en la supremacía de la Soberanía Popular. El pueblo se expresa de manera directa o a través de sus representantes. El mecanismo de expresión primordial es el voto.

El proceso de decisión y solicitud del voto por parte de los ciudadanos y los candidatos constituye lo que conocemos como campaña electoral. Los dircursos, movilizaciones, promociones y todas las acciones que contribuyan a proyectar la imagen e ideas de los candidatos es parte de la campaña.

En nuestro país el tema de la regulación de los plazos es misión imposible para el organismo regulador.

Dos puntos de vista diferentes explican dicha imposibilidad: Los que piensan que la ley no da facultades suficientes a la Junta Central Electoral para hacerlo y los que piensan que la ley faculta de forma clara, pero que falta voluntad política para hacerlo.

El miembro de la Junta Central Electoral Eddy Olivares Ortega propone como deseable la proclamación oficial de la campaña electoral para el 15 de dicembre.

La oficialización de la campaña permitiría, de acuerdo con su criterio, activar las facultades regulatorias para evitar la costumbre de prevalerse de las posiciones públicas para obtener una ventaja competitiva desleal.

La propuesta busca garantizar la equidad entre los candidatos oficiales y los de la oposición.

La costumbre de abusar de forma sutil o descarada de los recursos públicos para apoyar actividades proselitistas es una constante en todos los procesos de competencia por conservar y conseguir el poder.

Apoyamos la petición para que el pleno de la JCE debata y decida sobre este importante tema.

Las elecciones se presentan complejas, no solo por la cantidad de candidaturas, sino por un proceso de continuidad gubernamental que por experiencia sabemos nunca están exentos de inequitativos excesos.