Nueve personas fueron acusadas de asesinar a un niño de 10 años en un ritual de sacrificio humano en Nepal, país de Asia.

Las autoridades identificaron a la víctima como Jivan Kohar, quien estuvo desaparecido durante tres días hasta que encontraron su cuerpo en matorrales en el distrito de Nawalparasi, ubicado cerca a la frontera con la India.

Kodai Harijan, principal sospechoso, confesó que cortó la garganta del hijo de su amigo Shiv Sharan Kohar, con la intención de ahuyentar a los malos espíritus de su propio hijo de 18 años de edad, el cual se encontraba enfermo. Harijan sostuvo que lo hizo después de buscar ayuda de un chamán del pueblo.

Harijan y un grupo de vecinos llevaron al niño a un lugar asilado, ofreciendole galletas y prometiendo darle 50 centavos de dólar.

Cerca del templo de Shiwan, en la orilla del río Patera, se llevó a cabo un ritual religioso con el que se ocasionó la muerte del niño.

En las once personas detenidas está el chamán, persona que sugirió el asesinato, entre otros, informó el peroódico estadounidense “The New York Times”.