La Segunda Guerra Mundial dejó al mundo lleno de historias y leyendas. Una de ellas es dedicada a los tesoros que supuestamente fueron robados por las tropas alemanas, controladas por Adolfo Hitler.

Diversos objetos se han encontrado, además de la red de túneles o escondites que servían para resguardar o trasladar esas riquezas.

Y aunque pareciera que encontrar un tesoro solo ocurriera en las películas, aquí les presentamos algunos de los botines que se han encontrado.

1. Tren fantasma. El descubrimiento más reciente fue el de un antiguo tren militar nazi, el cual desapareció durante la Segunda Guerra Mundial, aunque aún se desconoce qué tiene en su interior, se ha especulado que podrían ser lingotes de oro.

El descubrimiento fue realizado por dos hombres, uno de origen alemán y el otro polaco, que han preferido mantenerse en el anonimato hasta asegurarse que recibirán un porcentaje de la carga, informó el periódico "El Clarín".

2. Pinturas robadas. Entre otros objetos encontrados están las mil 500 obras de arte que en su mayoría fueron robadas y saqueadas por los nazis. Todas fueron descubiertas en 2013, en el departamento de un hombre de 80 años, llamado Cornelius Gurlitt, hijo de un comerciante de arte de la Segunda Guerra Mundial.

Las pinturas eran confiscadas por los nazis, debido a que las clasificaban como parte de un arte degenerado.

El tesoro incluí pinturas de Pablo Picasso, Emil Nolde, Henri Matisse, Max Beckmann o Max Liebermann, informó "El País".

3. Submarino nazi. El U-550 fue localizado en 2012, casi 70 años después de que lo hundieran tropas estadounidenses, en aguas de la isla Nantucket, en el océano Atlántico.

Según información de "Daily Mail", Joe Mazraani fue el hombre estadounidense que lo encontró después de buscarlo por casi dos décadas.

4. La mina Kaiseroda. El tesoro encontrado más grande por parte de las tropas aliadas, en 1945. A 800 metros de profundidad cerca de Merkers, al suroeste de Berlín se encontraron, millones de marcos, ocho mil 527 lingotes de oro, monedas francesa, suizas y estadounidenses.

Además de maletas con diamantes y perlas robadas a las víctimas de los campos de concentración. Es el mayor tesoro almacenado en un solo lugar.