No es sucio y maloliente como lo imaginaban. Tampoco salen corriendo las ratas y se trepan entre el pantalón del más desprevenido. El metro de París tiene mucho de adorable. Es tan parisino como los cafecitos con sillas al aire libre y las boinas de medio lado.

Me gustó tanto que decidí aventurarme a este top. El orden de los factores no altera el producto:

1.      Entrne a la estación y póngase feliz:

Hablan un idioma que no logro identificar. Por cómo lucen y cómo cantan uno se imagina que son de algún lugar muy al norte de Europa. En una de las estaciones más grandes del centro de París, en la que es tan fácil perderse como lograr salir hacia cualquier lugar de la ciudad -Chatelet les halles-, aparece esta grupo de hombres increíbles con voces todavía más increíbles y cualquiera olvida rápidamente que está metido en un metro y que afuera la temperatura no llega a los 10 grados centígrados.

2.      La señalización más hermosa del universo:

El título de este punto es un poco exagerado. Puede que no sea la más hermosa del universo (no conozco el metro de las ciudades de otros planetas) pero sí está cerca de ser la más bonita de las que he visto. Es todo lo cliché que pueda uno imaginarse de esta ciudad de dos millones de habitantes. Parecen farolas de las calles, pero mejoradas y encajan perfectamente con el fondo de ciudad de muchos anos. Uno no ha entrado a la estación y ya le parece linda. Al interior

3.      Una aplicación realmente efectiva:

Podría ser una de las aplicaciones más útiles para usar transporte público en el mundo. Tiene mapas descargables para cuando uno no tenga Internet. También tiene una guía de cómo llegar y qué hay que ver en Paris. Le dice cuánto se demora exactamente desde un punto a otro, incluyendo el tiempo que se demora caminando de una estación a otra. ¡Y los tiempos de llegada del próximo tren realmente son precisos!

4.      Músicos que alegran los trayectos largos:

En muchas ciudades del mundo sucede, eso no es novedad. Pero el tipo tocando música tradicional en saxofón, al lado de gente que hace algo más que mirar su teléfono inteligente (el tipo de al lado que lee), es sin duda algo muy lindo de París.

5.    Arte y belleza en las estaciones:

No me da el tiempo para conocerlas todas pero supe que este par son de las más hermosas de toda la línea de metro. Arts et Métiers y Bastille son dos de las paradas de metro más bonitas del sistema. Una parece un submarino y la otra tiene unas preciosas obras de arte.