1- Protege tu propia salud

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, más de cinco millones de muertes directas por año son causadas por el tabaco, que es consumido por más de mil millones de personas en todo el mundo. Las estadísticas confirman que es una de las causas principales de muerte, enfermedad y empobrecimiento. Hay más de 4000 productos químicos en el humo del tabaco, de los cuales al menos 250 son conocidos por ser perjudiciales y más de 50 se sabe que causan cáncer.

2- Preocuparse por los demás

Los fumadores no sólo se afectan a sí mismos, sino que también ponen en peligro a quienes los rodean. Las cifras muestran que más de 600.000 personas mueren cada año como consecuencia de estar expuestas al humo de segunda mano. Provoca enfermedades cardiovasculares y respiratorias graves, como la enfermedad cardiaca coronaria y cáncer de pulmón. En las mujeres embarazadas, contribuye al bajo peso al nacer; en los bebés, la muerte súbita.

3- Salvar el medio ambiente

Alrededor de 4.3 billones de colillas de cigarrillos al año ensucian la Tierra. Los científicos estiman que puede tardar hasta 10 años para que una sola se desintegre por completo. Las colillas contienen los mismos productos químicos que el cigarrillo, incluyendo carcinógenos, que causan la contaminación de la tierra y el agua. Por ejemplo, exudan estos venenos dentro de una hora de contacto con el agua.
La producción de cigarrillos también es costosa para el medio ambiente. Esto causa la deforestación, la contaminación del aire y se acumula una gran cantidad de residuos.

4- Mantener una buena apariencia

Según algunos estudios, los fumadores son cuatro veces más propensos a sentirse cansados después de una noche de sueño, posiblemente podría causar bolsas en los ojos. El hábito también contribuye al envejecimiento prematuro y las arrugas, así los amantes del cigarrillos en promedio se ven 1.4 años más viejos que los no fumadores. La nicotina en los cigarrillos puede manchar los dientes y teñir los dedos y las uñas de color amarillo.

5- El ahorro de dinero

Fumar es un hábito caro. El consumo diario de un paquete cuesta alrededor de US $3000 por año, o $ 240 por mes. Eso, tomando como precio el promedio mundial de US $ 8. En algunos países cuesta mucho más. Los lugares más caros para comprar cigarrillos incluyen Australia, donde 20 cigarillos adictivos se venden por US $ 16.11. Nueva Zelanda con US $ 14.67 y Noruega, US$ 14.48.