Sucedió como se había vaticinado en todas las encuestas nacionales: el presidente reeleccionista, Danilo Medina, obtuvo la mayoría de los votos emitidos en las pasadas elecciones del 15 de mayo.

Así lo afirma cada boletín dado a conocer por la Junta Central Electoral (JCE), donde se explica que Medina obtuvo más del 61% de los votos válidos, mientras que su contendor más cercano, Luis Abinader, acumuló un 35%.

Estos datos están consolidados a partir del cómputo de más del 95% de los resultados de las votaciones en los 16,070 colegios electorales repartidos en todo el territorio nacional y en países donde reside la diáspora habilitada para el sufragio.

En estas elecciones, un total de 6 millones 765 mil 245 personas debieron acudir a las urnas. Sin embargo, igual que en procesos eleccionarios anteriores, la tasa de abstención sigue siendo alta: alrededor de un 30% de la población, habilitada para elegir a las autoridades que dirigirán la nación por los próximos cuatro años, se quedó sin ejercer su derecho al voto, prerrogativa establecida constitucionalmente y que a la vez constituye un deber ciudadano.

Pese a los esfuerzos hechos por el presidente de la JCE, Roberto Rosario, miembro del Comité Central (en receso) del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), para que los electores formaran parte del proceso y reducir los niveles de abstención electoral en República Dominicana, no se pudo lograr que miles de dominicanos y dominicanas hicieran suya “esa fiesta de la democracia”, que lamentablemente, además de al menos seis personas muertas, dejó al desnudo la falta de organización de la Junta y decenas de anomalías durante la jornada del 15 de mayo.

Pero al parecer las situaciones originadas durante las elecciones, agravadas en el conteo de votos, no preocupan a las autoridades locales y a pesar de que existen serias denuncias de irregularidades en distintos puntos del país, la JCE ha seguido emitiendo los boletines que dan cuenta de los resultados y de la victoria del Presidente Medina, por encima de los demás candidatos presidenciales, quienes han insistido en realizar el conteo de votos de forma manual, ya que los equipos destinados para el escrutinio presentaron fallas en su funcionamiento. Esta deficiencia se ha prestado a múltiples especulaciones.

Ante este panorama, el movimiento cívico no partidista Participación Ciudadana (PC) publicó tres informes en los cuales ofrece detalles de cómo transcurrió la jornada de elecciones en el país.  Dentro de estos tres documentos el más completo es el tercero por poseer la mayor cantidad de datos.

“Las anomalías en el escrutinio de los votos alcanzaron el 62.4% de los colegios, entre las que se destacan falta de capacidad en el manejo de la unidad de conteo de votos en un 16.1%”, indica PC.

En el informe, la entidad de la sociedad civil enumera cinco problemáticas que marcaron las elecciones: fuerte retraso en el inicio de las votaciones, tardía extensión del horario para el sufragio, problemas en el proceso, anomalías en el escrutinio y el grave problema del escaneo y transmisión de resultados.

Fuerte retraso en el inicio de las votaciones.

A diferencia de las explicaciones dadas por la JCE que al inicio del proceso, al ser cuestionada por el retraso en el inicio de las elecciones, reveló que más de tres mil técnicos habían renunciado de sus puestos, PC señala que los auxiliares técnicos de los colegios electorales estuvieron presentes al inicio de la instalación de los colegios en un 90%.

Participación también explica que el dispositivo de registro de concurrentes faltó en el 29.3% de los colegios y que de aquellos donde llegó se presentaron confusiones en su manejo en el 22.6%, en el 6.4% de los colegios no se utilizó y en el 2.2% se descargó.

“La unidad de conteo de votos automatizados faltó en el 27.4% de los colegios. En los que llegó se presentaron confusiones en el manejo de la misma y en el 1.2% no se pudo utilizar por falta de energía eléctrica cuando la unidad se descargó”, indica.

Tardía extensión del horario para el sufragio

PC lamenta que a pesar de haber sugerido con tiempo a la JCE extender el horario de votación por una hora,  “en razón de los considerables retrasos con que se iniciaron las votaciones”, solo un 24% de los colegios fueron cerrados después de las 6:10 de la tarde.

“El 72.4% cerró entre las 5:50 y las 6:10 de la tarde y el 3.3% cerró antes de las 5:50”, agrega PC tras puntualizar que ocurrió así porque la JCE informó la extensión del horario en el mismo momento del cierre del los centro, lo que imposibilitó que la información llegara a tiempo a los colegios y a la ciudadanía.

Manifiesta que tuvieron reportes de personas que llegaron a votar dentro de la extensión del horario, pero se les impidió el sufragio en razón de que los colegios ya estaban contabilizando los votos.
“En el 0.6% de los colegios se negó el voto a personas que estaban en fila a la hora del cierre”, declara.
 
Problemas en el proceso

Según las cifras que presenta Participación Ciudadana, solo en un 16.4% de los colegios electorales hubo interrupciones en el proceso de votación. Mientras que el 41.9% se debió a acciones de los delegados políticos.

“En el 26.4%, hubo problemas en el proceso, por iniciativa del presidente del colegio y en el 19.4% por desórdenes o violencia”, detalla PC sin citar situaciones específicas, ni las muertes ocurridas durante la jornada de elecciones.

Explica que en el 25.9% de los colegios hubo algún tipo de anomalía o dificultades en el proceso de votación y dice que en un 6.6% de los colegios hubo electores que no pudieron votar por no aparecer en el padrón.

“Específicamente con los equipos hubo anomalías en el 59.6% de los colegios. En el 11% no había conexión a internet, en el 10.5% hubo problemas de conexiones eléctricas y en el 4.7% no había energía eléctrica ni sistema de respaldo de baterías”, revela.

Anomalías en el escrutinio

De acuerdo con PC, las anomalías en el escrutinio de los votos alcanzaron el 62.4% de los colegios, entre las que se destacan la falta de capacidad en el manejo de la unidad de conteo de votos en un 16.1%.

“En el 8.7% se dañó la unidad de conteo de votos y no tenía reemplazo, en el 5.1% los delegados de los partidos obstaculizaban el desarrollo del escrutinio y en el 4.5% el escrutinio se hizo sin la presencia de algún miembro del colegio”, afirma.

Además, Participación Ciudadana se refiere a otras irregularidades. Enfatiza que en el 40.4% de los colegios hubo problemas al momento de la verificación de los electores y del proceso de escrutinio.
Asimismo, dice que en el 21% de los casos el auxiliar técnico no pudo resolver los problemas que se presentaron con los equipos y en un 10% las impresoras no funcionaron. También, precisa que fueron reportados atascos en la unidad de conteo de votos una o varias veces.

“En el 93% de los colegios se leyó en voz alta a quien favorecía el voto de la boleta A y en el 96.3% se mostró la boleta a los delegados de los partidos”, asegura.

Grave problema del escaneo y transmisión de resultados

Aunque PC detalla todos los factores que afectaron el desarrollo efectivo de las elecciones del pasado 15 de mayo, es muy sucinta al hablar del escaneo y proceso de transmisión de resultados.

En el informe solo da cuenta de que en el 30.7% de los colegios se registraron problemas en el escaneo de las boletas y en el 30.9%  en la transmisión de la votación.

“En el 97.7% se hizo el conteo manual”, expresa.

Pero las anomalías señaladas por Participación Ciudadana no fueron las únicas. A través de las redes sociales es mucho lo que se ha dicho acerca de las incoherencias que presentan algunos resultados ofrecidos en los boletines, los cuales al ser verificados y proceder a calcular las cifras dadas por el organismo electoral, evidencian discordancia al realizar la suma final de los votos.

Conclusiones

Todas estas situaciones hacen que la Junta, incluidos sus miembros titulares, sea cuestionada por los partidos políticos y la sociedad civil. Esta última ha servido de vigilante y principal crítica de las elecciones y el proceso de campaña electoral, los cuales califica como desiguales, tomando en cuenta que no todos los candidatos y candidatas a cargos electivos tuvieron la oportunidad de utilizar los recursos del Estado para apoyar sus candidaturas.

Sin embargo, ninguna de las situaciones que se dieron en este período impidió que las encuestas reafirmaran sus resultados y con más de un 60% de los votos a favor, Medina se convirtió en el Presidente dominicano en alcanzar en ese puesto con la mayor cantidad de votos y promete, para su próxima gestión, reducir la pobreza general en un 25% y la extrema a la mitad.

En su propuesta para el nuevo gobierno, que dirigirá en el período 2016-2020, Medina seguirá graduando personas en el Plan Nacional de Alfabetización y posibilitará     que el 66% de los niños y niñas del país tengan acceso a educación inicial de calidad, mientras el otro 34% tendrá que esperar.

“Promoveremos, en el marco del Comité Nacional de Salarios la fijación de salarios mínimos que mejoren los ingresos reales de los trabajadores, tomando en cuenta la evolución de la productividad sectorial y de la inflación”, es una de las propuestas de Medina a ejecutar en su nuevo gobierno que tendrá el reto, no solo de hacer más por República Dominicana, sino de hacerlo mejor, porque temas como el combate a la corrupción todavía quedan pendientes en la administración que ha hecho “de la cosa pública”.

Incumplimiento

72.4% de los colegios electorales cerró entre las 5:50 y las 6:10 de la tarde, es decir que no siguieron las órdenes de la Junta Central Electoral para prorrogar el proceso una hora, debido a las tardanzas en el inicio de las votaciones.

Informe

“Específicamente con los equipos hubo anomalías en el 59.6% de los colegios” Participación Ciudadana Observadora de las elecciones.