El presidente venezolano Nicolás Maduro ha aprobado una serie de medidas para intentar reponer la economía venezolana, que está por los suelos. Con el precio internacional del petróleo bajísimo, una inflación del 180%, una contracción económica del 5.7% y escasez de insumos básicos, como medicamentos, que ha provocado filas en los supermercados, las medidas de Maduro no dejan de ser polémicas: por primera vez en 20 años ha decidido aumentar el precio de la gasolina y devaluar el bolívar frente al dólar, en un sistema con dos tasas de cambio.

Los economistas estimaron de “poco impacto” estas decisiones, mientras que la oposición, que quiere derrocar a Maduro, rechazó por considerarlas parte de un “modelo fracasado”.

“Ni siquiera es más de lo mismo, es lo peor de lo mismo, aquí no se va a resolver nada”, dijo el presidente de la Asamblea Nacional (parlamento unicameral), Henry Ramos Allup, férreo opositor al gobierno.

La sesión especial en la que se refirió a las medidas fue en el marco de la conmemoración de los dos años de encarcelamiento de Leopoldo López.

Opositor encarcelado

La ola de protestas de principios de 2014 en Caracas contra el gobierno de Nicolás Maduro, que dejó 43 muertos y más de 800 heridos, tuvo uno de sus puntos cúlmines cuando Leopoldo López, principal opositor en ese momento, se entregó a la justicia.

La decisión de López fue un intento de bajar la presión que ejercía la polícia paramilitar venezolana, que reprimía con dureza a los manifestantes. Eso fue el 18 de febrero. En septiembre de ese año, López fue condenado a más de 13 años de cárcel por la justicia venezolana tras ser declarado culpable por delitos de daño, incendio, instigación y asociación para delinquir como autor intelectual de las revueltas.

El diputado chileno del PPD Daniel Farcas, quien asistió a las últimas elecciones parlamentarias como veedor internacional, es uno que claman por la liberación de López. Y a pesar de que en noviembre pasado, la Corte Suprema resolvió ordenar al gobierno chileno que pida a la Comisión de Derechos Humanos de la OEA que visite a los detenidos opositores, entre los que está López, para constatar su estado de detención y elaborar un informe, “me parece que nuestro gobierno está en deuda con los que luchan por la democracia y la libertad en Venezuela”, dice.