Este domingo los griegos asistieron a las urnas para realizar un referéndum respecto a las propuestas sugeridas por sus acreedores europeos.

Con una victoria de más del 60 por ciento, el “no” se posición frente al “sí”, esto significa que ahora el escenario al que se enfrenta Grecia, incluye nuevas negociaciones con sus acreedores las cuales posiblemente se vuelvan más difíciles.

En las que el país buscará una reestructuración de la deuda mil 550 millones de euros que tienen con el Fondo Monetario Internacional, la cual venció el pasado 30 de junio.

Además de la posibilidad de que Grecia salga de la euro zona, lo que significa que el país deberá ser autosuficiente, sin embargo Christian Odendahl, economista jefe del Centro de Reforma Europea de Londres, afirmó que eso es poco probable o muy complicado.

Sí esto sucede el escenario podría volverse caótico, al no poder utilizar el euro, Grecia tendrá que utilizar su propia moneda, la cual se verá afectada por una devaluación y podría ocasionar un caos económico en todo el mundo.

Yanis Varufakis, ministro de Finanzas de Grecia, afirma que a partir del lunes se buscará la manera de iniciar nuevas negociaciones con sus socios europeos, que incluyen al Banco Central Europeo y a la Comisión Europea, informó el periódico español “ABC”.