El candidato presidencial opositor Luis Abinader condenó  la intención expresada el jueves por el presidente Danilo Medina de crear nuevos impuestos que agravarían las ya difíciles condiciones de vida de la población.

"Aquí hasta los niños saben que cuando el presidente Medina menciona las palabras reforma fiscal, como lo hizo en el Consejo de la Empresa Privada, está hablando de subir el Itebis, los impuestos a los combustibles, a los aceites, al café, chocolate, mantequilla, yogourt y otros alimentos", dijo.

Y agregó: "todos sabemos que cuando Danilo habla de hacer una reforma fiscal se está refiriendo a gravar con nuevos impuestos los servicios telefónico y de Internet y hacer lo que nunca se había hecho, que es gravar con impuestos a los salones de belleza, sin descartar la salud y educación", señaló el candidato presidencial del PRM y aliados durante una multitudinaria concentración en Tamayo, a donde llegó sobre el medio día.

"Si no lo quiera Dios ocurriera la desgracia de que el presidente Medina impusiera su reelección, ya él se lo dijo ayer (el jueves) a los empresarios: impondría otra reforma fiscal con una gran cantidad de impuestos, esta vez para que los contribuyentes le paguen el despilfarro que está haciendo en nóminas políticas, nominillas clandestinas, viáticos, una enorme campaña propagandística y publicitaria en favor de sus intereses políticos personales, y otros derroches", afirmó el candidato presidencial.

Abinader declaró, en nota de prensa enviada por su equipo de prensa, que por el contrario, el gobierno que establecerá a partir del 16 de agosto cortará los excesivos e innecesarios gastos en que incurre la administración del presidente Danilo Medina, estableciendo una política de gasto público de calidad, "invirtiendo donde es necesario y ahorrando donde ahora se está derrochando".

Consideró una falta de respeto a los empresarios que Medina les dijera en sus propias caras que si ganara las elecciones hará otra reforma fiscal como la que se hizo a principios de su gobierno para cubrir los más de 159 mil millones de pesos que fueron malgastados para elegirlo en 2012", precisó.

Abinader declaró, por otra parte, que entre las prioridades del "Gobierno del Cambio" para la región suroeste, figuran el inicio real del desarrollo turístico de Pedernales, la instalación y operación de un puerto multimodal en Barahona, la construcción de la presa de Monte Grande, y otros proyectos que aparecen en la lista de promesas incumplidas del presidente Medina.

Dijo que el presidente candidato terminará su mandato de cuatro años sin haber realizado ninguno de los proyectos estratégico que se comprometió a ejecutar para apoyar el desarrollo de la Región, a pesar de haber proclamado reiteradamente que había llegado la hora del Sur.

Abinader inició su recorrido por el suroeste a las 11:00 de la mañana en el municipio de Los Ríos y luego continuó por Las Clavellinas, Villa Jaragua, Neyba, Galván, Tamayo y Vicente Noble. En todo el trayecto fue recibido con notables manifestaciones de apoyo en cada una de las comunidades visitadas.

El candidato presidencial estuvo acompañado por el candidato a senador Mario Lama, los candidatos a diputados Menny Cuevas (Güin) y Edward Jorge (Carburito), así como los candidatos alcaldes Aurelio Pérez, Jhondary Rivas, Eliferbe Herasme, Bienvenido Reyes, César Vásquez, Luis Bernardo( Milciadyn) Montes de Oca, entre otros.