El candidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno (PRM), Luis Abinader, proclamó este lunes el compromiso de trabajar desde el poder para garantizar el ejercicio pleno de los derechos humanos, impulsar una estrategia de Estado para frenar la corrupción pública, y promover una política de desarrollo incluyente.

Abinader, quien pronunció el discurso central en la apertura del Foro Internacional "Desarrollo democrático para todos", organizado por la Alianza Progresista, también definió la voluntad de adoptar las medidas necesarias para garantizar la protección efectiva de la frontera y la seguridad del territorio nacional, al amparo de las normas del derecho y con respeto a la dignidad de las personas.

Tras señalar que el fundamento de toda política pública tiene que centrarse en el respeto a la dignidad del ser humano, el líder opositor dijo que la promoción y la protección de los derechos humanos será una prioridad del gobierno que se propone encabezar a partir de agosto del 2016.

"Representamos el compromiso de gobernar con apego a los valores esenciales del humanismo universal, como son el respeto a la libertad individual, a los derechos humanos, a la libertad de creencias, el respeto a las minorías, la condena a todo tipo de discriminación y opresión, así como a la autodeterminación de los pueblos", expresó Abinader, en nota de prensa enviada por su equipo.

Por otra parte, el candidato presidencial del PRM dijo que la lucha contra la corrupción es un aspecto crucial que se debate actualmente en el mundo, sosteniendo que ese flagelo no solo socava el Estado de derecho y retrasa el desarrollo de los pueblos, sino que "también se ha convertido en una verdadera amenaza en la lucha contra la pobreza y la estabilidad social en muchas de nuestras naciones".